El Círculo Dorado de Islandia

El Círculo Dorado de Islandia

Día 1: El Círculo Dorado de Islandia

Llegar a Islandia a las dos de la madrugada es una experiencia curiosa, ya que después de haber salido de Barcelona cuando casi era noche, cuando llegamos a la “Tierra del Hielo” todavía hay luz. En el aeropuerto nos viene a recoger el personal del Bed & Breakfast Keflavik Airport. Como su nombre indica, está situado en Keflavik (el pueblo donde está el aeropuerto principal), y rápidamente llegamos y podemos ir a dormir. Necesitamos coger fuerzas. Por fin empieza nuestro viaje a Islandia!

Aunque fuimos a dormir tarde, a las ocho ya estamos en el aeropuerto para recoger el coche de alquiler. Sin embargo, el personal de la empresa Europcar, con quien habíamos hecho la reserva, no aparece por ninguna parte. Estamos impacientes por comenzar el viaje, pero nadie viene a atendernos. Cuarenta minutos más tarde llega el personal de la empresa y, con ellos, otro problema: no les constan los datos de nuestra reserva. Por suerte, llevamos los papeles y los emails que nos intercambiamos y, finalmente, nos dan el coche reservado: un Hyundai i30.

Después de este emocionante inicio, por fin podemos emprender el recorrido que teníamos previsto para el primer día: el Círculo Dorada de Islandia. Sin embargo, antes de iniciar la ruta por los lugares más emblemáticos, hacemos una parada para estirar las piernas y desayunar en el Parque Hellisgerdi, un pequeño parque donde la tradición dice que vive una de las mayores colonias de elfos, hadas y enanos de Islandia.

Hellisgerdi Parc

A las doce del mediodía, acompañados de un sol radiante, llegamos a uno de los destinos estrella del día: el Parque Nacional Þingvellir. Este fue el primer parque nacional de Islandia, creado en 1930 para preservar los restos del primer parlamento islandés y la naturaleza del entorno. Bajamos del coche a Leirur, donde hay un punto de información, y empezamos a caminar. ¡Qué libertad! Desde el primer día comprobamos que en Islandia el turismo no se masifica en ninguna zona, por lo que se puede pasear muy tranquilamente por todas partes. Durante el recorrido nos quedamos fascinados con los colores del Cañón Langistígur y, sobre todo, con la cascada Öxarárfoss. El agua baja con una fuerza tremenda!

llac Thingvallavatn

Canyó Langistígur

 cascada Öxarárfoss

llac Þingvallavatn

Volvemos al coche con la intención de poner rumbo hacia la gigantesca Gulfoss, la siguiente parada del círculo de oro. Durante el trayecto tenemos algunos problemas con el GPS, que nos envía por una carretera sin asfaltar. Poco a poco se va complicando el camino y tenemos que atravesar un arroyo… Por suerte, lo conseguimos. Todos los neumáticos siguen estando en buen estado, pero ya hemos aprendido que en Islandia hay que tener mucho cuidado con las carreteras secundarias…

Por fin llegamos a la cascada Gulfoss.¡Qué ruido! ¡Y qué vistas! La panorámica que ofrece el mirador más cercano al aparcamiento es fascinante. Además, el arco iris, que aparece casi siempre, mejora aún más las vistas. Después de un amplio reportaje fotográfico desde esta perspectiva y antes de volver al coche, recorremos la pasarela que nos lleva hasta el lado del salto de agua. Hay partes en que el agua salpica bastante, sobre todo si hace un poco de viento.

Gulfoss waterfall

Gulfoss

Por último, nos dirigimos hacia los terceros protagonistas del círculo dorado: los géiseres. Situados en el valle Haukadalur los dos géiseres principales son el Gran Geysir y el Strokkur. El primero era capaz de emanar agua hasta una altura de 80 metros, pero debido a los objetos que los visitantes tiraban en su interior ya no expulsa agua. Así pues, el atractivo principal es el Strokkur, que “escupe” agua hirviendo cada 5 minutos a unos 20 metros de altura. Pasamos un largo rato observándolo e intentando prever cuándo empezará a expulsar el agua, para poder fotografiar la gran columna de agua que se forma. Caminar por esta zona, donde la tranquilidad sólo se ve interrumpida por el ruido del agua y las exclamaciones de los turistas, es la mejor manera dar por concluída la visita al Círculo Dorado de Islandia.

Strokkur

Guèiser

Strokkur aigua

Terminamos el día en las piscinas calientes de Hella (en el Fosshotel Mosfell nos dan entradas y no las queremos desaprovechar). ¡Qué gran final! 🙂

(Este post corresponde al primer día del viaje a Islandia)

Deja una respuesta

Responsable de los datos: Arnau Duran Gonzàlez. Finalidad de los datos: responder a tu comentario. Legitimación: tu consentimiento expreso. Destinatarios: el servidor donde está alojada la página web (raiolanetworks.es). Derechos: en cualquier momento limitar, recuperar y borrar información, así como acceder a todos tus datos de los que disponemos.