Los glaciares de Islandia y el Lago Jokulsarlon

Los glaciares de Islandia y el Lago Jokulsarlon

Día 3: Los glaciares de Islandia y el Lago Jokulsarlon

Uno de los atractivos principales de Islandia es el agua, que aparece de todas las maneras posibles rodeada por entornos fascinantes. La erosión y el paso del tiempo han construido obras de arte propias de los mejores escultores y arquitectos.

Empezamos el día dirigiéndonos al Parque Nacional Skaftafell, donde hacemos un recorrido sencillo y muy agradable, unos 10 km de ruta que nos llevan hacia los puntos de mayor interés. Desde el parking que hay en la oficina de turismo iniciamos una subida hasta el mirador Sjórnarnípa. ¡Las vistas que ofrece son espectaculares! Desde allí se puede ver toda la inmensidad del glaciar Skaftafelsjokull.

Desde el mirador Sjórnarnípa tomamos el camino hacia la cascada Svartifoss, aunque también existe la posibilidad de continuar subiendo hacia otros miradores. La cascada Svartifoss es muy sorprendente, no por ser muy grande o poderosa. Su belleza recae en las columnas de basalto que decoran la pared del fondo. De hecho, la forma de esta cascada inspiró a la arquitecta de la Hallgrímskirka, la famosa iglesia de Reykiavik.

Tras el “ritual de fotografías” que hacemos ante cada cascada, cogemos un nuevo camino para volver a subir un poco, hasta el mirador Sjónarsker, a unos 500 metros desde la cascada. Aunque vale la pena visitarlo, no tiene nada que ver con las vistas que ofrece el mirador Sjórnarnípa. Entonces, ya empezamos la vuelta al parking, pero por un camino diferente desde el que se pueden ver tres cascadas: Magnúsarfoss, Humdafoss y Þjófafoss.

Cuando llegamos al coche, iniciamos la marcha hacia uno de los lugares más mágicos de Islandia: el lago Jokulsarlon. ¡Es impresionante! La característica principal de este lago es que sus aguas están llenas de icebergs del glaciar. Un fenómeno realmente singular… Además, el entorno en el que se encuentra es brutal. La esencia de este lago es muy particular, podríamos habernos quedado horas y horas contemplándolo, hipnotizados por el movimiento del hielo y los gritos de los pájaros. Antes de llegar al parking principal nos detenemos a alguno de los aparcamientos que hay junto a la carretera. Desde allí, al subir el pequeño montículo que rodea el lago se tienen unas vistas muy agradables. Después ya nos dirigimos a la zona principal. Es muy recomendable hacer una excursión con un anfibio (un vehículo que puede ir por tierra y agua), ya que durante los 30 minutos que dura, se pueden observar los icebergs de muy cerca, mientras el guía explica curiosidades sobre el lago. Finalmente, antes de partir vamos a la playa que está al lado del lago. También suelen haber bloques de hielo, que contrastan con la arena negra.

Muy contentos y maravillados de nuevo por la naturaleza de Islandia, ponemos rumbo hacia Egilsstadir, donde tenemos reservada una guesthouse para esta noche y la siguiente. Durante el trayecto hacemos algunas paradas, ya que son bastantes kilómetros y no tenemos prisa. Descansamos un rato en el mirador Eskey, desde el que se tienen unas buenas vistas de las lenguas del glaciar Vatnajokull: Skalafellsjökull y Fláajökull. Después conducimos hasta el faro Stokksnes, donde es habitual ver focas blancas. Una vez llegamos al faro, decidimos caminar para acercarnos al agua y, efectivamente, hay una pequeña colonia de focas blancas. Sin embargo, las vemos reposando en una roca bastante alejada, por lo que para verlas con cierta claridad necesitamos los prismáticos.

Se nos hacen las cinco de la tarde, por lo que decidimos ir directamente hacia Eglistadir y obviar la visita a Hofn. Hacemos bastantes kilómetros por una carretera que bordea la costa, que a pesar de no estar asfaltada, está en buen estado. Cuando ya empezamos a estar cansados de tanto coche, nos sorprende mucho ver dos delfines! Rápidamente paramos para estirar las piernas un poco, deseando que nos impresionen con alguna pirueta. Desafortunadamente los perdemos de vista al poco tiempo y no podemos ni fotografiarlos. Contents por esta “visita” continuamos avanzando hacia Egilsstadir por una carretera bastante bonita, desde la que vemos numerosos saltos de agua.

Vamos a dormir muy satisfechos: ha sido un día mágico! El listón cada vez se eleva más, sin embargo, estamos convencidos de que Islandia nos seguirá sorprendiendo…

(Este post corresponde al tercer día del viaje a Islandia)

Deja una respuesta

Responsable de los datos: Arnau Duran Gonzàlez. Finalidad de los datos: responder a tu comentario. Legitimación: tu consentimiento expreso. Destinatarios: el servidor donde está alojada la página web (raiolanetworks.es). Derechos: en cualquier momento limitar, recuperar y borrar información, así como acceder a todos tus datos de los que disponemos.