El Parque Nacional Kanha: Safari para ver el tigre de bangala

En este momento estás viendo El Parque Nacional Kanha: Safari para ver el tigre de bangala

Día 4 (tarde), 5, 6 y 7 (mañana): Parque Nacional Pench – Parque Nacional Kanha

El Parque Nacional Kanha es uno de los más bellos de la India. No sólo es emocionante hacer un safari entre sus caminos para ver al tigre de bengala, y toda la otra fauna que completa el ecosistema del parque. La reserva de Kanha impresiona por su paisaje. Un ambiente único de llanuras, humedales y selva.

Por eso no es de extrañar que este territorio fuera la inspiración de Rudyard Kipling para escribir el Libro de la Selva. El recuerdo de los bosques de sakhua (Shorea robusta) y las llanuras de Kanha, habitados por el tigre de bengala, el leopardo o el oso bezudo; fueron los precursores de un libro único y evocador.

El Parque Nacional Kanha se creó en 1955, pasando a ser una Tiger Reserve a partir de 1974. Actualmente, protege una superficie de 940 km 2, y se ha convertido en el Parque Nacional más grande de la India Central. Se encuentra dentro de la región de Madhya Pradesh, conocida como la  Tierra del Tigre, donde también se encuentran el  Parque Nacional Pench y el  Parque Nacional Bandhavgar, dos reservas excepcionales donde hacer un safari para ver el tigre de bengala.

¿Eres capaz de ver al tigre camuflado en esta foto?

Cómo llegar al Parque Nacional Kanha

En avión: para llegar en avión al Parque Nacional Kanha la opción más rápida es volar hasta el aeropuerto de Jabalpur (hay vuelos directos desde Delhi). La ciudad está a unos 170 kilómetros del parque y el trayecto son unas 3,5 horas. La otra opción es volar a la ciudad de Nagpur, donde hay un aeropuerto más grande y llegan vuelos internacionales. En este caso la ciudad está a 270 kilómetros del parque nacional, y el trayecto en coche dura unas 5 horas.

Para realizar los recorridos en coche, al ser trayectos largos, vale la pena contratar previamente a un conductor. Una buena opción es contratar al conductor a través del alojamiento. Si no, también te recomiendo la empresa Indus-Excursion, que son los que usé yo en los dos primeros traslados.

En tren: también existe la opción de llegar en tren hasta el Parque Nacional Kanha, desde alguna otra ciudad de la India. En este caso la mejor alternativa es ir en tren hasta la estación de Jabalpur. El tren es un transporte muy económico y mucho más sostenible que el avión, pero también mucho más lento y menos cómodo.

¿Cuál es el mejor momento para hacer un safari en el Parque Nacional Kanha?

El Parque Nacional Kanha, al igual que los demás parques de Madhya Pradesh, está abierto desde el 1 de octubre hasta el 30 de junio, dentro de este período cualquier momento es bueno para visitarlo. Aunque según el mes, la experiencia y el paisaje cambian completamente.

A partir de octubre y durante el invierno, la vegetación del parque se muestra exuberante y muy verde después del período de monzones. Existe una concentración y variedad de pájaros aún más elevada. Y además suele haber menos visitantes.

La mejor época para ver tigres y otros depredadores es durante los meses más secos y calurosos del año: desde finales de marzo hasta finales de mayo. Durante estos meses, la densidad de la vegetación es mucho más baja y, además, los tigres se concentran en torno a las balsas de agua. Por el contrario, es la época en la que suele haber más turistas y hay momentos del día donde la temperatura supera los 45 ºC.

Qué animales se puede ver en el Parque Nacional Kanha

Aunque el tigre de bengala es el gran símbolo del parque, existe mucha más fauna. Entre los carnívoros también destacan los leopardos, los perros salvajes de la India o dholes, osos bezudos, chacales de la India y gatos de la jungla.

Sin embargo, el otro icono del parque no se trata de un depredador. Es un cérvido: el barasinga o ciervo de los pantanos. Esta especie, en grave peligro de extinción, se puede avistar a menudo entre los humedales y pantanos de Kanha.

En concreto, los mamíferos más destacados son: el tigre de bengala, el leopardo, el oso bezudo, el axis o cheetal , el montjac, el sambar, el gaur, el chacal de la India, el antílope cuadricornio o chousingha, el gato de la jungla, el langur gris, el barasinga o ciervo de los pantanos, el perro salvajes de la Ondia o dhole y el antílope negro.

En cuanto a aves, también es un parque muy prolífico. Y donde se pueden observar una gran diversidad de especies, en concreto más de 300. Algunas de las más destacadas son el arrendajo azul de la India, el cálao gris de la India, el abejaruco esmeralda, el morito común, el serpentario común, el monarca del paraíso de la India, el pavo real, el martín pescador, el azor tisa y el águila esteparia.

Las zonas del Parque Nacional Kanha

El Parque Nacional Kanha, como la mayoría de parques nacionales de la India donde se hacen safaris para ver tigres de bengala, está dividido en zonas. Cada zona tiene una puerta de entrada asignada, y los permisos de safari están restringidos a una zona concreta. Por eso es importante conocer esta división, puesto que algunas especies es más fácil verlas en determinadas partes del parque.

Lo primero que hay que diferenciar son las zonas buffer de las zonas core. Las zonas buffer son las que delimitan el parque. En éstas normalmente la densidad de animales es más baja y suele haber cierta presencia humana. Por el contrario, las zonas core son las que se encuentran en el interior del parque nacional. Allí la densidad de animales es mayor. Es donde suele ser más probable la observación del tigre de bengala.

Las zonas buffer del Parque Nacional Kanha son: Khatiya , Sijora , Phen y Khapa.

Las zonas core son: Kanha , Sarhi , Mukki y Kisli.

KHATIYA ZONE (BUFFER)

Es la zona buffer más popular. Esto hace que los guías la conozcan bien, y que las probabilidades de observación de fauna sean bastante altas.

La puerta de entrada a esta zona es la Khatiya Gate.

SIJORA ZONE (BUFFER)

Esta zona no es demasiado popular para hacer safaris. Esto hace que sea muy tranquila. Si tienes la suerte de ver a un tigre en la Sijhora Zone, seguramente podrás disfrutar de la observación completamente solo.

La puerta de entrada a esta zona es la Sarhi Gate.

PHEN ZONE (BUFFER)

La Phen Zone es conocida por su bosque. Un paisaje precioso. Sin embargo, la observación de depredadores en esta zona es complicada.

La puerta de entrada a esta zona es la Mukki Gate o la Ghurri Barrier.

KHAPA ZONE (BUFFER)

Ésta es la zona buffer donde las probabilidades de observación de tigre suelen ser más altas. También es interesante por la observación de pájaros.

La puerta de entrada a esta zona es la Mukki Gate.

KANHA ZONE (CORE)

En esta zona predomina un hábitat selvático con bosques de sakhua y otros bosques mixtos. También hay zonas de prados, donde suelen producirse la mayoría de observaciones de los tigres.

Las puertas de entrada a esta zona son la Sarhi Gate y la Khatiya Gate. En los safaris de mañana, también se puede entrar por la Mukki Gate. En el caso de tener un permiso singe-seat (es decir, un permiso para compartir el gypsy), entonces la puerta de entrada debe ser siempre la Khatiya Gate.

SARHI ZONE (CORE)

Esta zona se considera la más escénica dentro del Parque Nacional Kanha. Entre sus bosques mixtos no es complicado ver a nilgais y antílopes negros. También es una buena zona para buscar el tigre de bengala.

Las puertas de entrada a esta zona son la Sarhi Gate y la Khatiya Gate. En el caso de tener un permiso singe-seat, entonces la puerta de entrada debe ser la Sarhi Gate .

MUKKI ZONE (CORE)

De forma no oficial, la Mukki Zone se considera la mejor zona para ver tigres en el Parque Nacional de Kanha. Sobre todo en los últimos años las observaciones del gran felino del parque han sido muy buenas. La topografía es muy llana, y hay varias zonas de llanuras con poca vegetación.

Las puerta de entrada son la Mukki Gate y la Khatiya Gate . En el caso de tener un permiso singe-seat, entonces la puerta de entrada es siempre la Mukki Gate.

KISLI ZONE (CORE)

La Kisli Zone es adyacente a la Kanha Zone, de modo que el hábitat es muy similar. Dentro de esta zona destacan algunos tramos de bosque bastante espeso, donde a veces se producen observaciones muy buenas de los tigres.

Las puertas de entrada a esta zona son la Khatiya Gate y la Mukki Gate. En los safaris de mañana, también se puede entrar por la Sarhi Gate. En el caso de contratar un permiso de gypsy singe-seat, únicamente se puede entrar por la Khatiya Gate.

HORARIO PARA HACER UN SAFARI EN EL PARQUE NACIONAL KANHA

Los safaris en el Parque Nacional Kanha se realizan durante las primeras horas de la mañana y en las últimas horas de la tarde. Son los mejores momentos para ver a animales.

El horario cambia según los meses de verano e invierno. Además, los miércoles por la tarde el parque está cerrado, así que no se pueden realizar safaris.

 Mañana Tarde 
Hora EntradaHora SalidaHora EntradaHora Salida
Octubre6:0011:0015:0018:00
Noviembre6:1511:0015:0017:45
Diciembre6:3011:0015:0017:30
Enero6:4511:0015:0017:45
Febrero6:3011:0015:0018:15
Marzo6:1511:0015:0018:30
Abril5:4511:0016:0018:45
Mayo5:3011:0016:0019:00
Junio5:3011:0016:0019:00
JulioCerradoCerradoCerradoCerrado
AgostoCerradoCerradoCerradoCerrado
SeptiembreCerradoCerradoCerradoCerrado

Aunque durante los meses del monzón (julio, agosto y septiembre) las zonas core del parque están cerradas, sí que es posible hacer safaris en algunas de las zonas buffer. El safari se puede reservar online o desde el booking center del parque nacional. Durante la época del monzón hay muchos menos turistas, y normalmente no expiden permisos single-seat, así que es necesario pagar el permiso por el jeep o gypsy completo.

Cómo organizar un safari en el Parque Nacional Kanha

Para organizar por libre un  safari en el Parque Nacional Kanha, lo más importante es tener claro el tema de los permisos. Cada día hay safaris de mañanas y tarde, y por cada safari hay un número limitado de gypsys o jeeps que pueden entrar en cada una de las zonas. Por eso es básico reservar con antelación los permisos de entrada al parque, que son específicos para cada zona. En concreto, los permisos pueden reservarse con una antelación máxima de 120 días respecto al día del safari.

Los pasos para organizar el safari son:

1. Decidir qué zona o zonas del Parque Nacional Kanha quieres visitar, y ver por qué puertas de entrada puedes acceder. Según esto, tendrás que decidir el alojamiento (algunas partes están a más de 2 horas en coche entre ellas).

2. Una vez tengas claras las fechas y las zonas a visitar, deberás reservar con antelación el permiso para realizar el safari. Hay dos tipos de permisos: single-seat permit (para reservar un asiento en un gypsy compartido) o una full permit (para reservar todo un gypsy). Para tramitar el permiso se puede realizar online, desde la página oficial del parque. La otra opción es tramitarlo a través del alojamiento, ya que normalmente ayudan a sus clientes gratuitamente.

3. El día previo al safari, es necesario ir al booking point (en las oficinas del parque) para que te asignen un conductor (con su gypsy) y el guía. Esto normalmente el personal del alojamiento se ofrecerá a hacerlo: sólo necesitarán que les des una copia impresa del permiso.

¿Cuánto cuesta un safari en el Parque Nacional Kanha?

El coste del permiso de entrada al parque son  260 INR (por persona) si únicamente reservamos un asiento en un jeep compartido (single-seat permit) o ​​bien 1550 INR (en total) si reservamos el permiso de entrada de todo un jeep (full vehicle permit).

Una vez en el parque, después de realizar el safari, hay que pagar el coste del conductor y del guía:

El coste del conductor son  2500 INR.
El coste del guía son 500 INR por lo general.

Los precios anteriores del conductor y el guía son totales, por lo que se reparten entre el número de ocupantes del vehículo.

Dónde dormir cerca del Parque Nacional Kanha

La oferta de alojamientos más amplia se encuentra cerca de la Khatiya Gate. Allí hay opciones para todos los presupuestos.

Cerca de la Mukki Gate también hay bastante variedad de alojamientos. Durante mi estancia allí dormí en el Grand Tiger Resort.

Por último, cerca de la Sarhi Gate, al ser una puerta más reciente, hay menos oferta de alojamientos. Sin embargo, durante los últimos años se han abierto algunos alojamientos.

Mi experiencia en el Parque Nacional Kanha: Diario del viaje

Durante el viaje a la India, en el que me centré sobre todo en hacer safaris para ver y fotografiar el tigre de bengala, hice 4 safaris (3 de mañana y 1 de tarde) en el Parque Nacional Kanha, todos ellos en la Mukki Zone.

Llegada hasta el Parque Nacional Kanha

Después del último safari en el Parque Nacional Pench, vuelvo a la habitación del alojamiento a recoger las cosas. A las 11:30 llega el conductor que me llevará hasta el Parque Nacional Kanha. Este trayecto lo contraté antes del viaje, a través de Indus-Excursion, y tiene un coste de 4.500 INR.

El trayecto dura unas 5 horas. El entorno y la carretera por la que pasamos no deja de sorprenderme. Hay tramos en los que la carretera deja de estar asfaltada, y a menudo hay algunos agujeros que nos obligan a disminuir mucho la velocidad. Avanzamos por un entorno completamente rural, y puedo intuir la vida sencilla de la población de esa región.

Al circular por la India es imprescindible estar atento a las vacas y cabras que caminan y atraviesan las carreteras. No tienen ningún miedo de los coches. Incluso un grupo de cabras nos obliga a detenernos cuando deciden ponerse a comer la hierba que se ha caído de un camión en medio de la carretera.

Poco antes de llegar a Kanha el paisaje comienza a cambiar. La vegetación es más densa, el verde empieza a pintar el paisaje, y en la carretera aparecen los primeros signos que advierten de la presencia de ciervos, tigres y leopardos.

Llego al alojamiento, el Grand Tiger Resort, justo antes de que empiece a atardecer.

Primer safari por el Parque Nacional Kanha

Para el primer safari por el Parque Nacional Kanha, tengo reservado un full permit. Es decir, voy a tener un jeep o gypsy únicamente para mí. En concreto, tengo un permiso para moverme por la Mukki Zone, donde durante los últimos días ha habido bastantes avistamientos de tigres.

Aún de noche, el conductor del gypsy viene a recogerme al hotel. Y después de unos 5 minutos llegamos a la Mukki Gate. Siempre se palpa la tensión durante los momentos previos al safari. En la puerta de entrada todos los coches hacen cola, mientras los responsables del parque revisan la documentación (permisos y pasaporte). Poco a poco comienza a amanecer. A las 6:00 de la mañana, cuando aún no ha salido el sol, abren las puertas y empiezo el safari por el Parque Nacional Kanha.

No sé si es la penumbra de la mañana, que añade un aura de misterio en el bosque, pero el paisaje que me da la bienvenida a la jungla de Kanha me deja hechizado. No me esperaba un paisaje tan verde y espeso. Sólo por ese momento ya ha merecido la pena venir hasta aquí.

Pocos minutos después de haber entrado, encontramos dos chacales de la India. Nos miran sorprendidos, y pocos segundos después desaparecen entre la densa vegetación.

Cuando llegamos a los primeros pantanos, descubrimos un grupo de de barasingas. Estos ciervos en peligro de extinción, pasan buena parte del día en el agua.

Circulamos por los caminos de Kanha con la esperanza de cruzarnos con el tigre de bengala. Pero por el momento no se deja ver. Por suerte, sí puedo ver a otros animales: un buen número de axis, un montjac y también un serpentario común.

Como siempre, después de un par de horas de safari, el conductor conduce hasta la zona de lavabos para realizar una parada y desayunar. Es el momento de descansar un poco antes de seguir circulando entre los laberínticos caminos del parque.

Poco después de ponernos en marcha de nuevo, oímos un grito de alarma de un ciervo sambar. En estos momentos todo se detiene. Cuando un depredador se mueve por la zona, la jungla se silencia. Un silencio que sólo rompen los constantes gritos de alarma de los axis, sambares y langurs.

Vemos huellas, pero el tigre no aparece. Continuamos moviéndonos por la zona. Y de repente, avisan al conductor: ¡se está viendo un tigre un poco más adelante! Acelera un poco, y después de una pequeña curva aparece ante nosotros una tigresa preciosa: la Chotti Mada. Una hembra adulta de 8 años. Una de las miradas más bonitas de Kanha.

El segundo safari por el Parque Nacional Kanha

Después de pasarme la tarde de ayer leyendo, ya que al ser el miércoles el parque estaba cerrado por la tarde, hoy me esperan dos emocionantes safaris. Tanto por la mañana como por la tarde tengo un permiso de single-seat. Esto significa que he de ir hasta la puerta de entrada al parque, donde me asignarán el jeep. Los ayudantes del hotel me llevan amablemente hasta allí en moto, a cambio de una propina.

De nuevo, puntualmente a las seis de la mañana comienza el safari. Las primeras horas pasan sin sorpresa alguna. Ningún avistamiento memorable. Aunque estar dentro de la jungla de Kanha siempre es un espectáculo.

Cuando llevamos más de dos horas circulando por el parque, encontramos un grupo de cuatro gypsys parados. ¡Nos avisan de que hay tres tigres! Un macho, una hembra y su cría. Las pulsaciones se me aceleran mientras intento descubrirlos. Se camuflan tan bien, que es imposible verlos detrás de la vegetación. Es momento de esperar a que se muevan…

Pocos minutos después el cachorro y su madre se levantan, cruzando el camino delante de nosotros. Observara dos tigres salvajes caminando tranquilamente a sólo unos metros del coche es muy emocionante.

El espectáculo sigue cuando llega el macho. Es Chota Munna, un macho imponente, hijo de Munna, el tigre más famoso y longevo de Kanha. Poder contemplar cómo interaccionan los tigres con su hijo, a pocos metros de distancia, es una experiencia única. Uno de los mejores momentos del viaje a la India.

El tercer safari por el Parque Nacional Kanha

Después de un safari de mañana apasionante, soy consciente de que difícilmente volveré a ver tres tigres juntos en un mismo safari. Pero el Parque Nacional Kanha nunca deja de sorprender…

Entramos en el parque a las tres de la tarde, bajo un calor sofocante. Estos momentos son ideales para buscar a los tigres en las diferentes balsas del parque. Cuando hace mucho calor pasan las horas centrales del día remojados.

Estamos de suerte, y no tardamos demasiado en encontrar una tigresa adulta remojada en una balsa. Hace demasiado calor. Así que decidimos quedarnos allí, esperando a que la temperatura baje. Estar parado en la jungla, con el motor del jeep apagado, es un momento de máxima contemplación. Sobre todo a través del oído puede intuirse la actividad frenética de este ecosistema. La vida salvaje nunca para.

No sé cuánto tiempo ha pasado, cuando el guía me avisa de que un nuevo tigre se está aproximando a la balsa. Los dos tigres se miran, y sobre todo la tigresa de dentro de la balsa muestra una posición corporal muy defensiva. Pero el recién llegado decide tantear el terreno, y poco a poco va entrando en la balsa. En pocos segundos comienzan a rugir, e inician una lucha salvaje. Una demostración de fuerza y ​​potencia. Que acaba con el segundo tigre marchándose por donde había venido.

Para acabar de redondear el día de safari en el Parque Nacional Kanha, un nuevo tigre aparece en la escena. En este caso, es un tigre joven, seguramente el hijo de la tigresa que se está bañando desde que hemos llegado. La tigresa sale del agua para saludar a su descendiente. Pero el calor les anima de nuevo a tumbarse, y relajarse con la cola remojada en la balsa. Durante un buen rato los observo y fotografío mientras duerman y se revuelvan relajadamente. Un instante lleno de paz.

Nos vamos de allí mientras los dos tigres todavía duermen. Es momento de explorar nuevos caminos de Kanha: el parque es enorme. Nos encontramos con un grupo de jeeps que acaban de ver un oso bezudo, pero ya ha desaparecido entre la vegetación y difícilmente volveremos a verlo.

Acabamos el día con una puesta de sol mientras nos acercamos a la salida del Parque Nacional Kanha.

El cuarto safari por el Parque Nacional Kanha

La jungla de Kanha es uno de los lugares en los que he estado que más me han emocionado. Desde el primer instante me fascinó. Y los safaris posteriores hicieron que mi experiencia fuera sublime.

Por eso antes de empezar el cuarto y último safari por el parque, tengo claro que seguramente no veré al tigre de nuevo. Es una cuestión de probabilidad. Estoy teniendo demasiada suerte .

Y no me equivoco. Por mucho que buscamos al tigre, y estamos muy cerca, no lo conseguimos encontrar. Seguimos unas huellas, y los gritos de alarma de los axis, pero nada.

Siempre es emocionante ver a un tigre, aunque hoy no me importa no verlo. Mi experiencia en Kanha no ha podido ser mejor. Aprovecho para disfrutar de los sonidos de la jungla: de los gritos de los pavos reales, de los sonidos agudos de los martines pescadores, de los gritos de alarma de los langurs y axis… y a lo lejos puedo escuchar un último rugido de un tigre.

Me despido del Parque Nacional Kanha con un hasta pronto. Y con el deseo de volver a visitar esa jungla tan inspiradora y apasionante.

(Este post corresponde a los días 4 (tarde),5,6 y 7 (mañana) primeros días del viaje a la India

Organiza tu viaje a la India

✈️ Las mejores ofertas de vuelos a Delhi aquí

✈️ Las mejores ofertas de vuelos a Nagpur aquí

🏨 Los mejores precios de alojamientos en la India aquí

🚑 Contrata tu seguro de viaje con un 5 % de descuento aquí

💳 La mejor tarjeta para pagar (sin comisiones) y sacar dinero en el extranjero aquí

💵 La mejor forma de hacer transferencias al extranjero aquí

Deja una respuesta

Responsable de los datos: Arnau Duran Gonzàlez. Finalidad de los datos: responder a tu comentario. Legitimación: tu consentimiento expreso. Destinatarios: el servidor donde está alojada la página web (raiolanetworks.es). Derechos: en cualquier momento limitar, recuperar y borrar información, así como acceder a todos tus datos de los que disponemos.