Carros de Foc (I): Caminamos hasta el refugio del Estany Llong

Carros de Foc (I): Caminamos hasta el refugio del Estany Llong

Espontáneamente. Así es como decidimos a mediados de mayo que en verano haríamos la ruta de senderismo Carros de Foc, una ruta circular que une los nueve refugios de montaña que hay en el Parque Nacional de Aigüestortes i Estany de Sant Maurici. No nos podíamos imaginar todo lo que nos depararía. Pero es la gracia de hacer cosas nuevas. Todo es sorprendente. Y muy fantástico.

Nunca habíamos hecho una ruta a pie de más de un día. Por ello, los días previos a marchar tuvimos que investigar un poco. No queríamos pecar demasiado de “novatos”. Utilizando la página web oficial del trekking y la aplicación de Carros de Foc (una aplicación no oficial, pero muy útil), tomamos todo lo imprescindible para caminar durante casi una semana. Ropa básica (camisetas, pantalones y ropa interior), algo de abrigo e impermeable, algo de comida y el saco de dormir eran el grueso principal de la mochila. Parece poco, pero cada mochila superaba los doce kilos. Además yo también llevaba todo el material de la cámara: objetivo, baterías y el trípode. Pobres, nuestras espaldas …

Carros de Foc 1

Y así bien equipados, nos fuimos el sábado 15 de agosto hacia la Vall d’Aran. Marchábamos con el objetivo claro de completar Carros de Foc con seis días. Honestamente, no es una gran marca. De hecho, casi todo el mundo lo hace con cinco o seis días. Pero preferimos tener tiempo de sobra en cada etapa. Queríamos saborear cada paso que hiciéramos.

Después de poco más de tres horas de coche, llegamos a Barruera al mediodía. Allí comimos el menú del día en la Llebreta, que encontramos un pelo caro para lo que era. Mientras comíamos comenzó a diluviar. Sabíamos que las previsiones de tiempo no eran buenas, pero no esperábamos este recibimiento. Por eso, mientras disfrutábamos de los postres, nos empezaron a asaltar las dudas. ¿Tendremos que caminar todos los días con esta lluvia? Iremos todo el día con el poncho puesto… Íbamos repitiendo.

Una vez en el coche, donde llegamos empapados, ya fuimos hasta el parking de la Palanca de la Molina, desde donde saldríamos hacia el refugio del Estany Llong, el punto de partida del trekking. Para ir hasta el refugio desde el parking hay caminar once kilómetros o subir al taxi 4×4 hasta el Planell de Aigüestortes y luego caminar poco más de cuatro kilómetros. Justo al aparcar, la lluvia se detuvo. Y se nos desvanecieron todas las dudas: iríamos andando hasta el Estany Llong.

Carros de Foc 2

Nos cargamos las mochilas a la espalda y nos pusimos a caminar. Mientras hacíamos los primeros pasos y nos acostumbrábamos a la carga añadida de la mochila, reflexionamos sobre el tiempo. Parecía que, incluso, acabaría saliendo el sol. Y, la verdad, no sabíamos cómo interpretarlo. Tal vez era el único respiro que la lluvia nos daría durante la ruta. O bien, era un indicio de que la previsión del tiempo para los próximos días, lluvia y más lluvia, era errónea. Durante la subida desde el parking hasta el Planell de Aigüestortes, de unos siete kilómetros, notamos cómo nos acercábamos al Parque Nacional. Una vegetación exuberante, donde destacaban los lirios del Pirineo, nos rodeaba. Y el agua cobraba protagonismo con el Llac de la Llebreta y la cascada de Sant Esperit.

Sin darse cuenta de ello, llegamos el Planell de Aigüestortes, seguramente uno de los puntos más típicos del Parque Nacional. Desde allí sólo tuvimos que seguir el sencillo camino hasta el refugio. Pasamos por el Panell Gran, los prados de Aiguadassi y luego seguimos el curso del río San Nicolás. No es un camino nada exigente (sólo la última parte hace un poco de subida). Así que nos dedicamos a disfrutar del paisaje y de los preciosos entramados que formaban los pequeños riachuelos. ¡Qué entorno tan maravilloso!

Poco antes de las seis llegamos al refugio del Estany Llong. Todos teníamos la espalda cargada, por la falta de costumbre. Pero teníamos la mente bien fresca. Estábamos entusiasmados ante lo que nos esperaba: 55 kilómetros circulares y 9200 metros de desnivel por unos parajes de fantasía. ¿Qué más podíamos pedir?

Al entrar en el refugio, fuimos a buscar el mapa, el forfait (que deberíamos sellar al pasar por cada refugio) y una gorra. Todo estaba incluido en el precio de la inscripción que habíamos hecho en mayo, junto con la reserva de los refugios. Sobre todo la reserva de los refugios hay que hacerla con antelación, ya que se llenan muy rápido. Y, al hacerlo, se puede decidir si también se quiere hacer la inscripción formal al Carros de Foc Open, aunque no es obligatorio, para obtener el forfait, el mapa y la gorra.

Durante la tarde, nos familiarizamos con el funcionamiento del refugio. Y fuimos testigos de la gran hermandad que se respira. Aprendimos que la cena a los refugios es a las siete. Y es muy abundante. Llevan tres platos y postre. Además, se puede repetir de casi todo. ¡Quien decía que en la montaña se pasa hambre?

Con la barriga llena, mientras la mayoría de gente prefería quedarse en el refugio jugando a cartas o descansando, nosotros nos pusimos las botas de nuevo. Sabíamos que en la montaña las puestas de sol son magníficas. Así que caminamos dos minutos hasta el Estany Llong y esperamos que el cielo y las nubes hicieran su trabajo. Y así fue. Un sol precioso nos acompañó durante un buen rato. Estábamos completamente solos en un entorno idílico. Disfrutando de un espectáculo que, por mala suerte, no era eterno. Cuando la oscuridad ya lo invadía prácticamente todo, volvimos al refugio. Aún no habíamos empezado Carros de Fuego y la experiencia ya había valido la pena…

Estany Llong

Algunos datos prácticos

  • La página web de Carros de Foc () es muy útil para preparar la ruta. Des del portal se pueden reservar todos los refugios (es básico ir con reserva previa) y comprar el forfait (no es obligatorio).
  • En los refugios se puede dormir, desayunar y cenar. También se puede pedir el picnic para la comida. En función de esto el precio variará un poco. En el Refugio del Estany Llong cenamos, dormimos y desayunamos por 37 € por persona.

Deja una respuesta

Responsable de los datos: Arnau Duran Gonzàlez. Finalidad de los datos: responder a tu comentario. Legitimación: tu consentimiento expreso. Destinatarios: el servidor donde está alojada la página web (raiolanetworks.es). Derechos: en cualquier momento limitar, recuperar y borrar información, así como acceder a todos tus datos de los que disponemos.