Carros de Foc (III): Segunda etapa, de Colomina a J.M. Blanc

Carros de Foc (III): Segunda etapa, de Colomina a J.M. Blanc

Caminar. Caminar. Y caminar. Esta es la gracia de Carros de Foc. Avanzábamos lentamente por paisajes muy diferentes, todos encantadores. Y cada vez que veíamos un nuevo pico, valle o lago nos envolvía la alegría. Por que lo estábamos consiguiendo. Estábamos descubriendo un rincón precioso de Catalunya al ritmo de nuestros pasos.

Carros de Foc segunda etapa

Fue esta sensación la que nos acompañó durante la segunda etapa del trekking. El tramo del refugio de Colomina al de Josep Maria Blanc era el más corto que haríamos (no llegaba a 7 km), pero también nos pareció uno de los más bonitos.

Carros de Foc segunda etapa

Después de un buen desayuno a base de tostadas con miel, iniciamos la marcha. Bordear el Estany de Colomina fue el calentamiento ideal para lo que venía a continuación: mucha subida. A pesar de ser el segundo día de la travesía ya habíamos entendido que los tramos planos en el trekking de Carros de Foc eran una utopía. Iniciar el día con una fuerte subida era parte de la rutina. Ya lo habíamos asimilado. Al fin y al cabo, si en sólo 55 km teníamos que hacer 9.200 metros de desnivel, estaba claro lo que nos esperaba: ascensiones bien prominentes. Como la del Pas de l’Ós, que nos puso a prueba al empezar la mañana.

Carros de Foc segunda etapa

Carros de Foc tercera etapa

Una vez arriba, las vistas de una multitud de lagos fue la gran recompensa. Bueno, la fantástica visión de los lagos fue la sorpresa agradable. La desagradable, como no, fueron las simpáticas tarteras. Sabíamos que llegaríamos y allí nos esperaban. Inmóviles. Esperando comerse algún tobillo. Por suerte, no les dimos este placer. Completamos la segunda subida del día hasta el Coll de Capdella y, desde allí, iniciamos un tramo de descenso precioso.

Siguiendo la corriente del río atravesamos un valle encantador. De nuevo, volvíamos a caminar por un entorno bien verde, rodeados de arroyos y lagos. Parecía difícil superar un paisaje así, pero la belleza de la ruta no tenía límites …

Carros de Foc segunda tapa

Carros de Foc segunda etapa

Carros de Foc 2a etapa

Carros de Foc 2a etapa

Después de un par de curvas, donde la vegetación nos tapaba la vista, llegamos a uno de los puntos más impresionantes de Carros de Foc. Sobraban las palabras. Simplemente paramos y nos quedamos maravillados. El Estany Negre y el Estany Tort, con el Refugio de Josep Maria Blanc en el centro, aparecieron bajo nuestros pies. ¡Brutal!

Carros de Foc

Carros de Foc

A descender hasta el refugio tardamos unos treinta minutos. Y nos podemos refugiar justo a tiempo, antes de que empiece a llover. Durante la tarde, cuando la niebla desaparece y la lluvia nos da algún respiro, no dudamos en salir a pasear. El entorno del refugio nos impresiona. Caminar por allí es muy, muy mágico. Nos vamos a dormir esperando esperábamos que la lluvia y la intensa niebla se vayan durante la noche. Mañana toca continuar y deseamos que el tiempo siga siendo un cómplice de los paisajes …

Carros de Foc

Carros de Foc

Carros de Foc

 

Carros de Foc

Carros de Foc

Deja una respuesta

Responsable de los datos: Arnau Duran Gonzàlez. Finalidad de los datos: responder a tu comentario. Legitimación: tu consentimiento expreso. Destinatarios: el servidor donde está alojada la página web (raiolanetworks.es). Derechos: en cualquier momento limitar, recuperar y borrar información, así como acceder a todos tus datos de los que disponemos.