• Categoría de la entrada:Europa / Noruega
  • Tiempo de lectura:20 minutos de lectura
  • Autor de la entrada:
  • Última modificación de la entrada:septiembre 30, 2023
En este momento estás viendo Eidfjord, el pueblo más bonito del Fiordo de Hardanger

Eidfjord, situado en la parte interna del fiordo de Hardanger, es un pequeño pueblo de los fiordos noruegos rodeado de un impresionante entorno natural. Un municipio en el que el paisaje marino de los fiordos se encuentra con las montañas. En pocos kilómetros se puede pasar de estar navegando por el fiordo de Hardanger a encontrarse caminando por el Parque Nacional de Hardangervidda, el mayor parque nacional del país.

Cerca de Eidjord también hay cascadas, lagos y glaciares. Unos paisajes únicos, que han convertido a este pueblo que no supera el millar de habitantes en uno de los puntos más famosos de los fiordos noruegos.

vistas del fiordo desde Eidfjord

Eidfjord y el fiordo durante una fría mañana de noviembre

Qué ver en Eidfjord, una visita imprescindible en los fiordos noruegos

1. El fiordo de Hardanger

El fiordo Hardanger es uno de los más espectaculares de Noruega: es el segundo mayor fiordo del país y el tercero más grande del mundo. Poder levantarse de madrugada y, tras andar cinco minutos, encontrarse delante de este fiordo es uno de los grandes atractivos de Eidfjord. Su localización es idílica.

Cuando las montañas se reflejan en las aguas del fiordo, que suelen estar muy calmadas en el inicio del día, admirar el paisaje se convierte en una obligación.

También se puede navegar por el fiordo de Hardanger. Se realizan salidas en lancha y en kayak.

el fiordo harvanger y algunos pájaros y unas cascadas

montañas y cascadas cercanas al pueblo de Eidfjord

2. La cascada Voringsfossen

Cerca de Eidfjord se encuentra una de las cascadas más famosas de Noruega: la cascada Voringsfossen. Un salto de agua de 182 metros, donde el agua se precipita desde el macizo de Hardangervidda hasta el valle de Måbødalen.

Hay un conjunto de puentes y pasarelas por donde andar y tener una perspectiva única del cañón y la cascada. La entrada es gratuita.

Para llegar a la cascada Voringsfossen desde Eidfjord es necesario conducir durante unos veinte minutos.

la cascada Voringsfossen y el cañón vertical por donde cae el agua

detalles del cañón por donde se precipita la cascada Voringsfossen

3. El Parque Nacional Hardangervidda

El Parque Nacional Hardangervidda protege la meseta más grande de Noruega y Europa. Es un territorio de naturaleza inhóspita, donde se encuentran los rebaños más grandes de renos salvajes.

Durante los meses de verano se pueden realizar excursiones muy interesantes por este territorio, algunas de varios días. En la web oficial se pueden encontrar algunos de los itinerarios recomendados.

Otra forma de descubrir los paisajes del Parque Nacional Hardangervidda es conduciendo por la ruta escénica que une el pueblo de Eidfjord con Haugastøl. Es un recorrido de 67 kilómetros (sólo la ida), que permite ver la diversidad de paisajes de esta meseta. Una sucesión de colinas, valles, ríos y lagos.

Conducir por esta carretera en invierno puede ser una experiencia muy desafiante. Sin embargo, siempre hay máquinas quitanieves trabajando para mantener la ruta abierta. Se puede consultar el estado de la carretera aquí.

paisajes nevados del parque nacional Hardangervidda

montañas de la meseta de Hardangervidda cerca de Eidfjord

cartel de madera con indicaciones de los caminos que se pueden realizar por Hardangervidda

4. La granja Kjeåsen y su vista panorámica

La granja Kjeåsen es una granja de montaña que se encuentra a 513 metros de altitud y desde allí se puede disfrutar de unas vistas inmejorables del entorno de Eidfjord. Durante muchos años esta granja sólo era accesible a pie, ya que no había ninguna pista que subiera hasta allí. En 1974 se construyó un túnel, y desde entonces el acceso pasó a ser mucho más sencillo.

Para subir en coche hasta la granja Kjeåsen hay que seguir una pista de 5 kilómetros que sale desde el pueblo de Simadal. La pista está asfaltada, pero es bastante estrecha. Por eso, hay un horario para subir y bajar por la carretera. Para subir hay que hacerlo a las horas en punto, y para bajar a las medias horas. El túnel de 2,5 kilómetros por donde pasa la pista carece de iluminación y es estrecho, así que es importante conducir con precaución.

Una vez arriba, sólo hay que andar unos 100 metros para llegar hasta la granja.

También se puede subir hasta la granja Kjeåsen a pie. Se tarda entre 3 y 4 horas en subir y bajar. Es una ruta de 4 kilómetros (subir y bajar) y 550 metros de desnivel. Dada la inclinación del terreno no es recomendable hacerlo cuando hay nieve y hielo, por eso es un camino indicado para realizar entre el mes de mayo y octubre. Más información aquí.

la famosa granja Kjeåsen rodea montañas nevadas

panorámica del fiordo durante la puesta de sol vista desde la granja Kjeåsen

5. El Lago Eidfjordvatnet

El Lago Eidfjordvatnet es uno de los otros tesoros naturales que ver en Eidfjord. Este lago de 4 kilómetros de longitud se encuentra rodeado de montañas.

Una buena manera de llegar a este lago es haciendo la ruta amarilla que sale desde Eidfjord. Es un camino muy sencillo, circular y de unos 5 kilómetros. Además, esta ruta pasa por los bosques que rodean el pueblo, y junto al cementerio vikingo Hæreid.

El sendero está bastante bien indicado con marcas amarillas. Pero si quieres evitar cualquier imprevisto, puedes consultar el track de la ruta aquí.

el cementerio viking cercano a Eidfjord

el lago de Eidfjordvatnet visto desde su orilla y con las montañas nevadas al fondo

6. La Cascada Skytjefossen

La Cascada Skytjefossen, con una caída de 300 metros, se encuentra en las afueras de Eidfjord. En los meses de verano se puede llegar en coche hasta un mirador de la cascada. La parte final del trayecto es una pista, que no está en perfecto estado, pero que en principio puede recorrerse con cualquier clase de coche.

Desde el mirador, se puede seguir un agradable camino durante unos 20 minutos para acercarse al salto de agua y poder verlo mejor.

Cuando hay nieve no se puede llegar en coche, ya que cierran la pista. Por eso en invierno no es una visita demasiado recomendada.

7. Norwegian Nature Centre

Este centro de información es una parada interesante para hacer en Eidfjord. Tiene tres plantas y en todas ellas existen exposiciones centradas en la naturaleza, cultura e historia de la zona. Sobre todo puede encontrarse mucha información centrada en el Parque Nacional Hardangervidda.

8. Kinsarvik y su entorno

Desde el pueblo de Kinsarvik, situado a media hora en coche de Eidfjord, también se pueden realizar varias excursiones que se adentran por el Parque Nacional Hardangervidda.

Una de las rutas más populares es este camino  por el valle de Husedalen. Una ruta que avanza junto al río Kinso y permite contemplar un gran número de saltos de agua.

9. Trolltunga

Por último, dentro de esa lista de lugares que ver en Eidjofrd no podía faltar uno de los puntos más icónicos de los fiordos noruegos: Trolltunga.

Aunque el inicio de esta ruta está algo alejado de Eidfjord (a 1 hora y 30 minutos en coche), también forma parte de los atractivos naturales del fiordo de Hardanger.

La subida hasta esta formación rocosa es una ruta exigente: entre ir y volver son unos 20 kilómetros y más de 10 horas de caminata. Sin embargo, las vistas desde arriba compensan todos los esfuerzos.

Dada la duración de la ruta, se aconseja realizarla desde inicios de junio hasta finales de septiembre. Durante la época de invierno (de octubre a mayo) es necesario hacer parte de la ruta de noche y el terreno suele estar nevado, así que en caso de querer hacer la ascensión es muy recomendable ir acompañado de un guía que conozca la zona.

Cómo llegar a Eidfjord en coche desde Bergen

Una de las mejores maneras de llegar hasta Eidfjord es conduciendo un coche de alquiler desde Bergen. Hay dos rutas para llegar:

Conducir hasta la cascada Steinsdalsfossen y por la ruta escénica de Hardanger

Esta opción, aunque algo más lenta, es la más recomendada. Se tarda unas 2 horas y 45 minutos en completar esta ruta.

La cascada Steinsdalsfossen tiene una caída de 46 metros. Y es famosa porque se puede andar por detrás del salto de agua.

Pero lo mejor de escoger este itinerario es conducir por el trazado de la ruta escénica de Hardanger. Es una carretera algo estrecha y lenta de conducir, pero donde los paisajes del fiordo son los auténticos protagonistas. Además, cada pocos kilómetros hay espacios en los que poder parar el coche y bajar a saborear las vistas.

paisajes de la ruta escénica de Hardanger en un punto donde se puede dejar el coche

Conducir hasta Vossevangen y seguir hasta Eidfjord

Si se prefiere ir por una carretera más cómoda, la mejor alternativa es conducir hasta Vossevangen y desde allí dirigirse hasta Eidfjord. Este itinerario tiene una duración de unas 2 horas y 20 minutos.

Pasado Vossevangen se puede hacer una parada en la cascada Skjervefossen, una de las más bonitas de la zona.

el puente que cruza el fiordo y que permite llegar fácilmente en coche al pueblo de Eidfjord

Otras alternativas para llegar a Eidfjord

El pequeño pueblo de Eidfjord está muy bien comunicado con el resto de Noruega, por lo que se puede llegar fácilmente en transporte público. Por ejemplo, desde Bergen primero hay que ir en tren hasta Vossevangen y desde allí tomar un bus hasta el centro de Eidfjord.

montañas nevadas a finales de noviembre cerca del pueblo Eidfjord

Cuándo visitar Eidfjord

Eidfjord y su espectacular entorno natural resulta interesante durante todo el año. Entre los meses de mayo y octubre, cuando ya no hay nieve y los días son largos, es la mejor época para hacer senderismo y adentrarse por el Parque Nacional Hardangervidda. El principal problema de estos meses (sobre todo julio y agosto) es la masificación turística.

A partir de noviembre y hasta abril, el clima frío del invierno se apodera de los paisajes de los fiordos noruegos. Y Eidfjord no es una excepción. Con la llegada del frío y la nieve apenas hay turistas, y es un momento ideal para disfrutar con tranquilidad de estos paisajes. El único inconveniente es que algunas carreteras secundarias quedan cerradas por la nieve, y realizar excursiones suele ser bastante más complicado. Los días tienen menos horas de luz.

paisajes nevados a lo largo del recorrido en coche por el parque nacional hardangervidda

Ruta de 2 días en Eidfjord: nuestra experiancia

De Bergen a Eidfjord por la ruta escénica de Hardanger

Después de visitar Bergen durante los primeros días del viaje a los fiordos noruegos, iniciamos la ruta en coche hasta Eidfjord pronto por la mañana.

El propietario del alojamiento donde dormimos, la Solneset Farm, nos recomendó la ruta escénica de Hardanger para llegar hasta Eidfjord. Menos mal que le hicimos caso. Es un trayecto espectacular.

Aunque llovía un poco, no dejamos de parar en la cascada Steinsdalsfossen ni en los numerosos miradores del fiordo.

la cascada Steinsdalsfossen

vista del agua de la cascada Steinsdalsfossen y el pueblo al fondo

luz cálida sobre el fiordo Hardanger durante el recorrido en coche para llegar a Eidfjord

A media mañana, ya llegamos al pequeño pueblo de Eidfjord.

La cascada Voringsfossen  y la granja Kjeåsen

El primer día por Eidfjord lo dedicamos a conocer dos de los puntos más icónicos de las afueras del pueblo.

Visitar la cascada Voringsfossen en invierno nos permitió descubrirla estando completamente solos. Eso sí, teníamos que caminar despacio para no resbalar con el hielo.

los verticales acantilados por donde cae la cascada Voringsfossen

Desde allí conducimos hasta la granja Kjeåsen. No teníamos claro cómo sería la conducción por el interior del estrecho túnel, pero pudimos comprobar que no tiene ninguna dificultad. Si se cumplen los horarios, y no te encuentras ningún coche de frente, no hay problema para subir hasta la granja Kjeåsen. Llegamos allí cuando ya empezaba a ponerse el sol (en noviembre se pone alrededor de las cuatro de la tarde), y pudimos gozar de unas vistas preciosas con las mejores luces del día.

Al volver al pueblo de Eidfjord, ya de noche, fuimos a instalarnos en el alojamiento: un acogedor apartamento de Airbnb.

paisajes que rodean al pueblo de Eidfjord donde el fiordo y sus montañas son los grandes protagonistas

Conduciendo por el parque nacional Hardangervidda

Poder conducir por el altiplano de Hardangervidda, siguiendo una de las rutas escénicas de Noruega, era uno de nuestros motivos para visitar Eidfjord. Justo con la salida de sol cogimos el coche para conducir por esta carretera hasta Haugastøl.

Después de dejar atrás la cascada Voringsfossen, ya encontramos un paisaje completamente nevado. La carretera por suerte estaba muy limpia, y se podría conducir sin problemas. Además, en invierno todos los coches de alquiler llevan ruedas de contacto para poder conducir con seguridad si hay nieve.

Los altos palos que delimitaban la carretera nos permitieron hacernos una idea de la gran cantidad de nieve que se acumula en esta meseta durante los meses más fríos del año.

paisajes minimalistas por el Parque Nacional Hardangervidda

la carretera que atraviesa el Parque Nacional Hardangervidda

lagos helados y rocas por el Parque Nacional Hardangervidda

Condujimos sin prisa, y haciendo muchas paradas para apreciar y fotografiar los paisajes. Teníamos la esperanza de ver algún grupo de renos o algún armiño o perdiz nival. Pero no tuvimos suerte con la fauna…

El paisaje, por eso, no nos dejó indiferentes. Desde la misma carretera pudimos ver muchos lagos, la mayoría de ellos helados. El viento y la nieve le dábamos un carácter mucho más salvaje en el entorno.

Tardamos una hora y media en llegar a Haugastøl.

paisajes nevados y el lago que rodea el pueblo de Haugastøl

De vuelta, por la misma carretera, paramos en Dyranut. Para intentar andar un poco desde allí. A diferencia de la mañana, ya no hacía mucho viento. Nos acercamos hasta el lago Vetle Skiftessjoen, que estaba cubierto de nieve. Pero no pudimos andar demasiado, a cada paso nos hundíamos hasta la rodilla. Para poder realizar cualquier ruta en invierno es necesario llevar raquetas de nieve.

detalles del mayor parque nacional de Noruega

paisajes durante el invierno en el parque nacional hardangervidda cerca de Eidfjord

Caminando desde Eidfjord hasta el lago Eidfjordvatnet

Después de parar para comer en el apartamento, aprovechamos la tarde para realizar la ruta amarilla de Eidfjord. Es uno de los paseos más agradables y sencillos, y una buena forma de acercarse hasta el lago Eidfjordvatnet.

Seguramente durante los meses de temporada alta esta ruta es muy frecuentada, pero en noviembre no encontramos a nadie más caminando. Fue un paseo ideal para disfrutar de los bosques y paisajes del entorno tan tranquilo del pueblo.

detalles de las casas y el río que atraviesa Eidfjord

un grupo de ovejas blancas y negras en las afueras de Eidfjord

los bosques y saltos de agua que rodean a Eidfjord tienen mucho encanto

Terminamos el día junto al fiordo Hardanger, contemplando los reflejos de las montañas sobre el agua.

Nos despedíamos así de Eidfjord. Uno de los pueblos más bellos de los fiordos noruegos.

eidfjord y sus casas de madera reflejadas en las aguas del fiordo

(Este post corresponde al tercer y cuarto día del viaje a los fiordos noruegos)

Organiza tu viaje a los Fiordos Noruegos

✈️ Las mejores ofertas de vuelos a Bergen aquí

✈️ Las mejores ofertas de vuelos a Oslo aquí

🏨 Los mejores precios en alojamientos a Noruega aquí

🚗 Las mejores ofertas en coche de alquiler a Noruega aquí

🚑 Contrata tu seguro de viaje con un 5 % de descuento aquí

💳 La mejor tarjeta para pagar (sin comisiones) y sacar dinero en el extranjero aquí

💵 La mejor forma de hacer transferencias al extranjero aquí

Deja una respuesta

Responsable de los datos: Arnau Duran Gonzàlez. Finalidad de los datos: responder a tu comentario. Legitimación: tu consentimiento expreso. Destinatarios: el servidor donde está alojada la página web (raiolanetworks.es). Derechos: en cualquier momento limitar, recuperar y borrar información, así como acceder a todos tus datos de los que disponemos.