• Categoría de la entrada:Europa / Noruega
  • Tiempo de lectura:22 minutos de lectura
  • Autor de la entrada:
En este momento estás viendo Guía de la Isla de Senja: qué ver, ruta y auroras boreales

La isla de Senja es uno de los territorios con los paisajes más diversos y vírgenes del norte de Noruega. Situada por encima del círculo polar ártico, la isla de Senja pasa a menudo desapercibida, eclipsada por las Islas Lofoten, que suelen centrar la atención de los visitantes de la Laponia noruega. Sin embargo, es un territorio excepcional. Una isla remota, en la que las montañas caen sobre el mar y las auroras boreales iluminan a menudo las noches más oscuras del año.

Cómo llegar a la Isla de Senja

La isla de Senja está conectada con el continente a través del puente Gisund. Este puente, que cruza el estrecho de Gisundet, tiene una longitud de 1.147 metros. Gracias a esta construcción, la manera más fácil y habitual de llegar a la isla de Senja es el coche.

Si se viaja desde fuera de Noruega, una buena alternativa es volar hasta Tromsø, ya que el aeropuerto de esta ciudad es el que suele tener más vuelos y precios más económicos. En Tromsø se puede alquilar un coche, y llegar a la isla de Senja conduciendo durante unas 3 horas.

Alternativamente, también se puede llegar a la isla en ferry. La ruta más común es la que conecta el puerto de Brensholmen (a 1 hora de Tromsø) con el puerto de Botnham (un pequeño pueblo en el norte de la isla de Senja).

Más información sobre cómo llegar a la Isla de Senja aquí.

Cómo moverse por la isla de Senja

Para descubrir la isla de Senja, la segunda isla más grande de Noruega (sin tener en cuenta el archipiélago de Svalbard), la mejor opción es el coche. Esto te dará mucha libertad y te permitirá llegar hasta los puntos más inhóspitos y salvajes de la isla.

Conducir por allí es posible durante todos los meses del año. En invierno, los coches de alquiler ya vienen equipados con neumáticos de clavos, que hacen que la conducción por encima de la nieve y el hielo sea completamente segura. Sin embargo, debido a la meteorología algunas carreteras sufren desperfectos durante el invierno, así que antes de realizar cualquier ruta es muy útil consultar la página oficial de alertas de tráfico.

En la isla de Senja hay pocas gasolineras, y suelen ser más caras. Se recomienda llenar el depósito del coche antes de entrar en la isla o justo en la entrada.

¿Cuál es la mejor época del año para visitar la isla de Senja?

Los paisajes y naturaleza de la isla de Senja se pueden visitar durante todas las estaciones. De hecho, visitarla durante los meses de invierno es una experiencia completamente diferente a visitarla durante los meses más cálidos del año.

En invierno, cuando la isla de Senja se tiñe del blanco de la nieve, es la época ideal para circular entre sus carreteras nevadas, hacer raquetas de nieve e intentar ver auroras boreales durante la noche.

En primavera y verano, cuando la nieve ya se ha fundido, la isla de Senja ofrece muchas posibilidades para disfrutar del senderismo. Hay muchas rutas entre sus escarpadas montañas. Muchas de ellas regalan vistas panorámicas únicas de la costa. Además, durante las noches de algunos de los meses de verano ltambién se puede contemplar un fenómeno atmosférico sorprendente: el sol de medianoche.

Qué ver en la Isla de Senja

La isla de Senja es un destino ideal para los amantes de la naturaleza y los paisajes. Seguramente no tiene pueblos tan encantadores como las Islas Lofoten, pero su entorno es espectacular.

Para conocer esta isla, es imprescindible recorrer la Ruta Turística Nacional de Senja. Es una de las carreteras panorámicas o escénicas de Noruega, y a lo largo de sus 102 kilómetros pasa por algunos de los parajes más bellos de esta región del ártica.

Esta carretera se acerca a la mayoría de los puntos que ver en la isla de Senja, aunque algunos de ellos se encuentran algo más alejados de la ruta principal:

Bergsbotn Viewpoint

Esta es una de las vistas más espectaculares y accesibles de la isla de Senja. Se puede aparcar justo al lado de este mirador de 44 metros de longitud, que regala unas vistas únicas del fiordo Bergsfjorden y las montañas de Skolpan.

Tungeneset

El área de descanso de Tungeneset es una parada imprescindible en cualquier ruta por la isla de Senja. Desde el estacionamiento una pasarela de madera conduce al visitante hasta la vista más emblemática de la isla. Una perfecta conjunción de las rocas del litoral, en primer plano, con la vertical y escarpada montaña de Oksen al fondo. Esta montaña tan icónica se conoce popularmente como Devil’s Jaw (mandíbula del diablo).

Éste es uno de los puntos más famosos entre los aficionados a la fotografía. El movimiento de las olas y el monte Oksen ofrecen infinitas posibilidades. También es uno de los mejores lugares ver auroras boreales en la isla de Senja.

Si visitas este mirador en invierno y caminas entre las rocas, ten en cuenta que suelen tener una fina capa de hielo que las convierte en un tobogán. Camina despacio y vigila los resbalones.

La playa Ersfjordstranda

En la lista de sitios que ver en la isla de Senja, no podía faltar alguna de sus playas. Como ocurre en las Islas Lofoten, estas playas no son el lugar ideal para bañarse. Son rincones únicos por sus paisajes, y donde vale mucho la pena andar o contemplar los colores de la salida o puesta de sol.

La playa Ersfjordstranda, situada cerca del área de Tungeneset, es una playa de arena blanca y fina rodeada de montañas. Una de las más bonitas del fiordo Ersfjord.

Husøy

Husøy es seguramente el pueblo más tradicional de la isla de Senja. Es un pueblo de pescadores bastante aislado, situado en el fiordo Øyfjorden. Hace pocos años sólo se podía llegar a este pueblo en barco, pero ahora gracias a un puente de 300 metros de longitud también se puede llegar en coche.

Durante el trayecto en coche hasta Husøy, las vistas desde la carretera son un espectáculo.

El Parque Nacional de Anderdalen

La parte más visitada de la Isla de Senja suele ser su costa norte. Por allí pasa la carretera panorámica que recorre la isla, y es donde se encuentran la mayoría de alojamientos y miradores.

Al sur de la isla se extiende un vasto e inhóspito territorio, una zona salvaje con muy poca presencia humana. Allí se encuentra el Parque Nacional de Anderdalen, que con una extensión de 120 kilómetros cuadrados, protege un conjunto de bosques de pino silvestre, abedul y plantas alpinas. Entre la fauna del parque, destacan los alces, los renos semisalvajes y un gran número de mamíferos pequeños, como zorros, armiños o liebres.

En invierno llegar al parque es complicado, aunque se pueden realizar salidas con raquetas de nieve. En verano es una zona excelente para realizar senderismo.

El fiordo de Mefjorden

El fiordo de Mefjorden es uno de los más pintorescos, y se puede conducir junto a éste durante una parte de la ruta panorámica por la Isla de Senja. Después, siguiendo una carretera secundaria se llega hasta el alojamiento Mefjord Brygge, donde termina la carretera.

Sin embargo, la mejor opción para descubrir este fiordo es hacerlo en barco. Desde el Mefjord Brygge se pueden contratar salidas para recorrer tranquilamente el fiordo hasta mar abierto. Esta salida es ideal para disfrutar de los paisajes desde otra perspectiva, y para poder contemplar la fauna (como águilas de cola blanca, levaduras o alces) de zonas donde es imposible llegar en coche. Además, también se pueden ver focas, ballenas jorobadas u orcas (sobre todo entre los meses de noviembre hasta febrero).

Segla, la montaña más fotogénica de las isla de Senja

El pico Segla es el símbolo del senderismo en la isla de Senja. Esta fotogénica montaña, bastante accesible cuando no hay nieve, ha ido ganando mucha popularidad en los últimos años.

Para contemplar el pico Siglo la mejor ruta es la que sube hasta el pico Hesten, justo al lado. De hecho, no hace falta llegar hasta la cima para tener una de las mejores vistas de la isla. La ruta comienza desde el pueblo de Fjordgard, y la ruta son unos 2,5 kilómetros de subida y unos 400 metros de desnivel. La bajada se realiza por el mismo camino. Puedes ver el itinerario aquí.

Esta excursión, a menudo conocida como el Siglo Trail, es popular tanto en verano como en invierno. Eso sí, en invierno, aunque no sea un camino muy complicado, hay que ir equipado con raquetas de nieve y tener cierta experiencia en estos ambientes. En la isla de Senja, se pueden alquilar raquetas en el hotel Mefjord Brygge.

Rødsand

Rødsand es un pequeño pueblo de la isla de Senja que sigue inalterado por el turismo.

Hamn

La localidad de Hamn es famosa por su costa y por el resort Hamn y Senja, con preciosas vistas del mar.

No sólo vale la pena visitar el pueblo, sino que sobre todo son interesantes las playas que se encuentran en el litoral de esta zona.

Desde allí sale una atractiva excursión: la ruta Sukkertoppen. Es un camino corto, unos 4 kilómetros entre ir y volver, pero con unas fantásticas vistas panorámicas desde lo más alto de la ruta. En invierno la excursión es más complicada, debido a la nieve y el hielo.

Dónde ver auroras boreales en la Isla de Senja

Ver auroras boreales en la isla de Senja es un espectáculo natural único e inolvidable. Pueden verse desde mediados de septiembre hasta principios de abril.

Para ver auroras boreales por lo general las mejores localizaciones son las que ofrecen una amplia visión del noreste, ya que es por donde se suelen ver primero estas luces tan mágicas.

En un entorno tan espectacular como el de la isla de Senja, cualquier rincón algo alejado de los pueblos (donde no haya contaminación lumínica) es bueno para ver auroras boreales. Si buscas las mejores localizaciones para disfrutar de las auroras boreales en Senja y también fotografiarlas, éstos serían algunos de los mejores puntos:

  • Tungeneset
  • Bergsbotn viewpoint
  • La playa Ersfjordstranda
  • La playa Bøstranda
  • El Parque Nacional Ånderdalen (la opción más inaccesible e inhóspita)

Antes de salir a buscar auroras boreales en Senja, mirar la previsión de auroras puede ayudarte a saber cuáles son las probabilidades de ver este fenómeno.

Dónde dormir en la Isla de Senja

La mayoría de los alojamientos en la isla de Senja se encuentran en la parte norte, alrededor de la costa por la que pasa la carretera panorámica. Allí, uno de los mejores alojamientos y con una buena relación calidad-precio es el Mefjord Brygge. Es un pequeño complejo con varios apartamentos muy bien ubicados y con todas las comodidades. Es el alojamiento que nosotros escogimos para pasar las dos noches en las que dormimos en la isla de Senja.

Por otro lado, si buscas un alojamiento exclusivo, puedes optar por el complejo de Hamn y Senja. Un conjunto de cabañas situadas frente al mar. En una localización única. Contemplar auroras boreales desde ahí debe ser una experiencia mágica.

También hay otros alojamientos en la región suroeste de la isla. Cerca del Parque Nacional Ånderdalen. Allí hay alguna opción más económica, como el lodge Norwegian Wild.

Nuestra experiencia: ruta por la isla de Senja durante 3 días

Después de seis días recorriendo las Islas Lofoten, y habiendo cumplido el sueño de ver auroras boreales, decidimos aprovechar los últimos tres días del viaje para visitar la isla de Senja. Sabemos que esta isla merecería muchos más días, y que sólo podremos hacer una pequeña cata, pero no podemos resistirnos a conducir hasta allí.

Conduciendo desde las Islas Lofoten hasta la Isla de Senja

El séptimo día del viaje lo dedicamos básicamente a conducir. Unas ocho horas de coche separan al pueblo de Reine, al final de las Islas Lofoten, del norte de Senja. Sobre el papel puede parecer muy pesado, puesto que son muchas horas, pero conducir por las Islas Lofoten y por las demás regiones del ártico noruego es fascinante.

Tenemos la suerte de gozar de un tiempo espléndido durante todo el día. Parece que hoy será el último día de buen tiempo antes de que llegue un temporal de nieve a toda la región de Laponia noruega.

Sin prisas deshacemos todo el recorrido por la Carretera del Rey de las Islas Lofoten. Vamos dejando atrás los pueblos, playas y miradores que nos han fascinado durante los días previos, como Hamnøy o la playa de Utakkeliv. Paramos en el mirador Austnesfjorden Rasteplass y también caminamos por la orilla de algunos de los lagos del Parque Nacional Møysalen.

Pasan las horas, y no nos cansamos de ver fiordos, pequeños pueblos de pescadores y montañas completamente nevadas. También tenemos la suerte de ver a lo lejos a dos alces, y varias águilas de cola blanca.

La llegada a la Isla de Senja

Sobre las tres de la tarde, dejamos de circular por la carretera E6, para tomar la salida que se dirige hacia la isla de Senja. De nuevo, la carretera es preciosa: una línea recta, hipnótica, rodeada de árboles que son el hábitat ideal de los renos y alces.

Una vez cruzamos el puente de Gisund, entramos en la isla de Senja. A medida que nos alejamos del pueblo de Silsand, el entorno que encontramos es más inhóspito y salvaje. Continuamos conduciendo por la carretera escénica que recorre la isla, y poco a poco vamos ganando altura. Cuando el sol ya prácticamente ha desaparecido, llegamos al mirador de Bergsbotn. Al descender del coche notamos que no hace viento. Todo es silencio allá arriba. Y tenemos ante nosotros un paraje impresionante.

Cuando el frío nos obliga a volver dentro del coche, seguimos conduciendo en dirección a Mefjordvær. Después de bordear el fiordo Bergsfjorden llegamos al área de Tungeneset. Quedan pocos minutos de luz, así que nos apresuramos por llegar al mirador de la montaña de Oksen, con las rocas de la costa en primer plano. Las pequeñas acumulaciones de agua congelada que hay entre las rocas añaden aún más magia a este paisaje único de la isla de Senja.

Llegamos al alojamiento Mefjord Brygge, cuando ya prácticamente es oscuro. Las previsiones de auroras boreales son muy buenas, puesto que la actividad solar prevista es muy alta. Sin embargo, está muy nublado, y aunque lo intentamos, no se ven auroras boreales en ningún momento de la noche.

El viento y la nieva de la isla de Senja

Nuestra idea inicial para el día de hoy era alquilar raquetas de nieve para realizar una excursión por el Parque Nacional de Anderdalen, el entorno más salvaje de la isla de Senja. Sin embargo, la previsión de tiempo es muy mala. Se prevé una gran nevada e intensos vientos. Así que decidimos cambiar de planes y pasar la mañana conduciendo por las carreteras solitarias de la isla.

Desde Mefjordvær, conducimos por la ruta escénica de la isla de Senja hasta el final de la carretera, en Gryllefjord. Todo el trayecto es encantador. Las vistas de los fiordos del Atlántico con las fuertes olas que levanta el viento, junto a las montañas nevadas, nos presentan un paisaje típicamente ártico. Muy salvaje y lleno de fuerza.

Una vez llegamos a Gryllefjord, donde termina la ruta, debemos deshacer el camino por la misma ruta. Pero no vamos directamente hasta el alojamiento, sino que continuamos por la carretera 86 hasta el pueblo Svanelvmoen. Desde allí sale una pequeña carretera secundaria que bordea el parque nacional de Anderdalen. A medida que avanzamos por ahí el viento va en aumento y comienza a nevar. El blanco de la nieve y el cielo se fusionan, creando una atmósfera hipnótica. Vamos perdiendo visibilidad y los bosques del parque nacional van desapareciendo de nuestro campo de visión.

 

Cuando la niebla, las nubes y la nieve se han adueñado del paisaje, llega el momento de volver hacia el alojamiento. Por la tarde, no nos queda más remedio que observar el temporal desde la ventana del apartamento.

El último día del viaje a la isla de Senja y las Islas Lofoten

En el último día del viaje por las Islas Lofoten y la Isla de Senja, el tiempo no nos da tregua. Desde la mañana nieva con mucha intensidad, y tenemos que cancelar nuestro plan inicial de ir hasta el pueblo de Husøy. Pero no podemos quedarnos en el alojamiento, ya que por la tarde sale nuestro vuelo desde Tromsø a Barcelona.

Mientras conducimos por la isla de Senja hay momentos en los que la visibilidad es prácticamente nula. Solo vemos blanco. Por suerte son momentos cortos, y durante la mayor parte de los kilómetros tenemos buena visibilidad y podemos disfrutar de los paisajes mientras sigue nevando.

Poco antes de salir de la isla, deja de nevar durante unos minutos. Aprovechamos para salir del coche y fotografiar los árboles cubiertos de nieve. El tiempo es un gran condicionante en los viajes a Laponia noruega en invierno, pero también es el responsable de los paisajes tan sorprendentes que vamos encontrando.

Pasamos el resto de la mañana conduciendo hasta el aeropuerto de Tromsø. Debido al temporal, tardamos unas cuatro horas en llegar.

Acabamos así el viaje por las Islas Lofoten y la Isla de Senja. Nuestra primera experiencia por el ártico noruego en invierno y viendo auroras boreales. Un viaje memorable.

(Este post corresponde al séptimo, octavo y noveno día del viaje a las Islas Lofoten y la Isla de Senja)

Organiza tu viaje a la Isla de Senja

✈️ Las mejores ofertas de vuelos a Tromsø aquí

🏨 Los mejores precios de alojamientos en la Isla de Senja aquí

🚗 Las mejores ofertas para alquilar tu coche en la Isla de Senja aquí

🚑 Contrata tu seguro de viaje con un 5 % de descuento aquí

💳 La mejor tarjeta para pagar (sin comisiones) y sacar dinero en el extranjero aquí

💵 La mejor forma de hacer transferencias al extranjero aquí

Deja una respuesta

Responsable de los datos: Arnau Duran Gonzàlez. Finalidad de los datos: responder a tu comentario. Legitimación: tu consentimiento expreso. Destinatarios: el servidor donde está alojada la página web (raiolanetworks.es). Derechos: en cualquier momento limitar, recuperar y borrar información, así como acceder a todos tus datos de los que disponemos.