El Buda de Aukana y las Cuevas de Dambulla

El Buda de Aukana y las Cuevas de Dambulla

Día 4 (mañana): Anuradhapura – Buda Aukana – Cuevas Dambulla – Sigiriya

Después de los safaris por el Parque Nacional Park Wilpattu durante los primeros días del viaje a Sri Lanka, y de haber iniciado nuestro descubrimiento de los monumentos y cultura budista con la visita de Anuradhapura y la colina de Mihintale, durante el cuarto día del viaje continuamos explorando la cultura cingalesa. Desde Anuradhapura nos dirigimos hacia el siguiente punto del famoso Triángulo Cultural de Sri Lanka (formado por Anuradhapura, Sigiriya y Polonnaruwa), pero de camino nos esperaban dos visitas llenas de simbolismo: el Buda de Aukana y las Cuevas de Dambulla.

ruta sri lanka por el buda Aukana y las cuevas Dambulla

Como llegar al Buda de Aukana desde Anuradhapura

El camino desde Anuradhapura hasta el Buda de Aukana es de aproximadamente 50 km. En coche, se tarda poco más de una hora, y en tuk-tuk casi dos horas. Dada la distancia, lo más cómodo es alquilar un coche con conductor para realizar este trayecto (y aprovechar también para que después nos lleve hasta las Cuevas de Dambulla).

Nosotros reservamos el conductor a través del hotel, acordonado que nos llevara hasta el Buda de Aukana, las Cuevas de Dambulla y que nos dejara en Sigiriya. En total pagamos 14.000 INR (unos 80 €).

El Buda de Aukana en Sri Lanka

Poco antes de llegar hasta el enorme Buda de Aukana, nos sorprendió el enorme lago que veíamos desde la carretera: el lago Kala Wewa. Un lago artificial construido en el siglo V d.C., rodeado de palmeras y estupas, que sobresalen por todas partes entre las infinitas planicies de Sri Lanka.

Hacía un día radiante, y muchos niños jugaban y se bañaban en las aguas del lago, que contemplamos durante varios kilómetros desde la carretera justo antes de desviarnos hacia una carretera secundaria. Poco después llegamos a un pequeño descampado, donde el conductor nos indicó las escaleras que nos llevarían hasta la escultura del Buda de Aukana.

A lo alto de las escaleras nos esperaba uno de los monjes encargados del mantenimiento de la zona sagrada del Buda de Aukana, descubierto por los ingleses entre el siglo XIX y XX. Le pagamos la entrada: 1000 LKR por persona, y caminamos hacia el Gran Buda. No había nadie más. Sólo un silencio que, de vez en cuando, rompían los pájaros o los macacos que saltaban entre los árboles.

detalles del buda Aukana a sri lanka

Tras descalzarnos y taparnos las piernas con los pareos que ya llevábamos preparados, caminamos hasta delante de la enorme escultura de Buda. Dimos vueltas por el recinto mientras contemplábamos las tranquilas facciones de la figura, de una altura superior a los 12 metros. Impresionaba pensar que la escultura se mantenía erigida desde el siglo V, cuando fue construida bajo el reinado de Dhatusena.

visita al buda Aukana a sri lanka viaje

Nos fuimos del recinto despidiéndonos con una sonrisa de los monjes, y pusimos rumbo hacia la segunda parada del día: las Cuevas de Dambulla.

Las Cuevas de Dambulla en Sri Lanka

Las Cuevas de Dambulla, conocidas también como el Templo de Oro o el Templo de la Cueva, son un conjunto de cuevas que desde la llegada del budismo en Sri Lanka estuvieron utilizadas como templos budistas. En concreto, las primeras pinturas y estatuas en el interior de las cuevas datan del siglo I aC. Este complejo de más de 80 cuevas se encuentra en la parte superior de una roca de 160 metros. Aunque la mayoría de ellas tienen símbolos budistas en su interior, sólo 5 son las principales y visitables. Estas están completamente decoradas con esculturas y murales. Y son uno de los puntos más sagrados para los budistas en Sri Lanka.

vistas antes de entrar a las cuevas Dambulla

Cómo llegar a las Cuevas de Dambulla

Desde la zona del Buda de Aukana, llegar hasta las Cuevas de Dambulla son unos 40 minutos de coche. La carretera está en buen estado durante todo el trayecto.

Una vez en la entrada de las Cuevas de Dambulla, antes de la subida hasta la zona de las cuevas, es donde compramos las entradas. Es importante recordarlo, ya que si subimos sin las entradas tendremos que bajar de nuevo a comprarlas… y ¡son bastantes escaleras! 😉

El precio de entrada a las Cuevas de Dambulla es de 1.500 LKR por persona.

macacos durante la subida a las cuevas Dambulla a sri lanka

Con las entradas en la mano, iniciamos la subida hasta las 5 cuevas principales. Son unos 10 minutos de subida, en fila india entre la multitud de turistas y peregrinos que se concentran para visitar estos templos, declarados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en el año 1991.

Arriba, tras descalzarnos, nos dirigimos hacia la fachada de color blanco que protege la entrada de las 5 cuevas sagradas. En orden, fuimos descubriendo el mundo de esculturas y murales escondido dentro de las paredes de la roca…

exterior de las cuevas Dambulla budistas

La Primera Cueva: Devaraja Lena

Su nombre significa Templo del Rey de los Dioses. La figura principal de la cueva es una estatua de unos 15 metros de un Buda acostado. El Buda está en la posición del león, que según la tradición es como murió. También hay una segunda figura del Buda a los pies de la estatua principal.

interior de la primera de las cuevas Dambulla

La Segunda Cueva: Maharaja Lena

Su nombre significa el Templo del Gran Rey. Es la cueva más grande y famosa. La atmósfera de paz y solemnidad inunda el espacio, donde destacan 56 figuras de Budas, dos de los Dioses hinduistas Visna y Saman (este último muy venerado en Sri Lanka porque que se considera el guardián de las montañas y uno de los protectores de la isla) y dos monarcas cingaleses (los dos únicos seres humanos entre tanta divinidad).

interior de la segunda cueva de Dambulla a sri lanka

detalles de la segunda cueva de Dambulla a sri lanka

El miedo al vacío de los artistas hace que no haya ningún rincón de la cueva (de 52 metros de largo, 23 de profundidad y 7 de altura) sin decorar. Para poder pintar sobre los techos, convirtieron los húmedos techos en finos tejidos de seda sobre los que poder pintar. En el centro de la cueva destaca una pequeña estupa rodeada de Budas en posición de meditación.

buda dentro la cueva de Dambulla

estatuas dentro de una de las cuevas de dambulla en el centro de sri lanka

La Tercera Cueva: El Maha alud Viharaya

Su nombre significa el Nuevo gran templo y parece la continuación de la segunda cueva. Algunas de las decoraciones son más recientes: en el siglo XVIII se añadieron algunas pinturas y estatuas como la del monarca Kirti Sri Rajasinha, que se mezcla con las estatuas de Buda. En total hay 50 esculturas. Gobierna la cueva una figura de Buda reclinado en un cojín decorado con mucha precisión.

esculturas en interior de las cuevas de Dambulla a sri lanka

la tercera de las cuevas de Dambulla durante el viaje a sri lanka

La Cuarta Cueva: Paccima Viharaya

La Cueva del Templo Occidental es la más pequeña de las 5 cuevas. Hay una pequeña estupa pero que no está en perfecto estado porque unos ladrones la rompieron creyendo que custodiaba un tesoro.

cuarta de las cuevas de Dambulla

La Quinta Cueva: Devana Aluta Viharaya

Su nombre significa el Segundo nuevo templo. Durante mucho tiempo esta cueva fue utilizada como un almacén. Por ello, las pinturas y las figuras son más recientes. Tanto la cuarta como la quinta cueva están algo alejadas de las 3 primeras (las más famosas) y esto permite visitarlas con mucha más tranquilidad y encontrando menos gente.

la quinta de las cuevas de Dambulla

En la cueva destaca la figura del Buda, que está acompañada de otras figuras de la tradición hindú como Visnú o Katagarama, esto indica que era una zona de veneración compartida entre los cingaleses y los tamiles (grupo étnico originario de la India pero que también se ha extendido por Sri Lanka).

interior de las cuevas de Dambulla a sri lanka

Sobre las doce del mediodía terminamos de visitar las sagradas Cuevas de Dambulla y pusimos rumbo hacia Sigirya, concretamente hacia el hotel Lakmini Lodge. El propietario del hotel nos recibió con mucha amabilidad, y rápidamente nos recomendó un restaurante del pueblo para ir a comer: el Shenadi Restaurante. Pidió un tuk-tuk para que nos llevara, básicamente para enseñarnos qué restaurante era, ya que estaba muy cerca del alojamiento. Comimos un delicioso arroz al curry y kothu con verduras. Y luego ya volvimos hacia el Lakmini Lodge caminando, justo antes de que comenzara una tormenta…

Esperamos a que dejara de llover y, a media de tarde, cuando el tiempo mejoró cogimos una bicicletas para ir al mejor mirador de la montaña Sigirya. Pero eso ya lo contaré en próximo post del viaje a Sri Lanka

panoramica de sigiriya

(Este post corresponde a la mañana del día 4 de nuestro viaje a Sri Lanka en agosto de 2017)

Deja una respuesta

Responsable de los datos: Arnau Duran Gonzàlez. Finalidad de los datos: responder a tu comentario. Legitimación: tu consentimiento expreso. Destinatarios: el servidor donde está alojada la página web (raiolanetworks.es). Derechos: en cualquier momento limitar, recuperar y borrar información, así como acceder a todos tus datos de los que disponemos.