El Tour de Manche: La Costa de la Bretaña Francesa en bicicleta

El Tour de Manche: La Costa de la Bretaña Francesa en bicicleta

Día 17, 18 y 19: La Costa de la Bretaña Francesa en bicicleta

Después de pedalear del Mar Mediterráneo hasta el Océano Atlántico, de recorrer más de 900 kilómetros hasta el final de la Velodyssée en Roscoff, inicio la etapa del viaje a Francia bicicleta que más me sedujo durante la preparación del viaje. Una ruta por los paisajes más bonitos de la costa bretona. El mar me volverá a acompañar durante los próximos seis días. Volveré a disfrutar de fantásticas puestas de sol, de algunos de los paisajes marítimos más bellos de Francia, de las mareas …

costa de la bretaña francesa en bicicleta

Aunque mi ruta por la costa de la Bretaña Francesa acabará en el Mont Saint Michelle, decido dedicar un día a pedalear en dirección contraria, hacia el este. Y lo hago con un objetivo claro: contemplar una puesta de sol desde el Faro de Pontusval. Uno de los faros más bonitos de la Bretaña Francesa.

La Costa de la Bretaña Francesa en bicicleta: de Roscoff al Faro de Ponstusval

La ruta que une Roscoff con el Faro de Pontusval forma parte de la Ruta 5 -Coastal Cycle Path de la Bretaña Francesa. Esta ruta todavía está con construcción, pero el objetivo es construir un trazado para poder recorrer toda la costa bretona en bicicleta. Actualmente sólo hay algunos tramos con indicaciones, como el que une Roscoff con Goulven (muy cerca del Faro de Pontusval).

ruta en bicicleta por el litoral de la bretaña francesa hacia el faro de pontusval

Me espera una jornada tranquila: sólo deberé recorrer unos 50 kilómetros. Cuando después de haber dejado atrás algunos pueblos y campos de alcachofas llego el litoral de nuevo, dejo la bici un rato para caminar por la playa. La marea aún no ha llegado al punto más alto, y encuentro una extensa playa de arena blanca. Todo brilla bajo un sol resplandeciente.

playa con marea baja en la costa de la bretaña francesa en bicicleta

bretaña francesa en bicicleta por la costa con la marea baja

Sigo pedaleando junto al mar, sintiendo las olas, y disfrutando del fantástico litoral que forma parte del patrimonio de Plouescat. Este pueblo es sobre todo famoso por la belleza paisajística de su entorno. Extensas playas de arena fina, rocas de granito y zonas de dunas que siempre están en movimiento. El pueblo, donde me acerco para comer, también tiene un encanto especial. Sigue conservando su identidad histórica, sobre todo en la plaza central donde se encuentra la estructura de un mercado cubierto construido en el siglo XVI.

el centro historico de plouescat en la bretaña francesa

calles del centro de plouescat en la costa de la bretaña francesa

Abandono Plouescat para seguir recorriendo la Côte de Léon entre carreteras secundarias. Me desvío de la ruta para visitar las dunas y playas de la zona protegida de Keremma y pocos kilómetros después llego el pequeño pueblo de Goulven. La ruta en bici finaliza aquí, pero vale la pena recorrer los poco menos de 10 kilómetros que separan Goulven del Faro de Ponstusval. Las carreteras son muy tranquilas y se puede circular en bicicleta cómodamente.

zona protegida de Keremma en el norte de la bretaña francesa

Antes de llegar al Pointe de Pontusval, donde está el faro, paso por Brignogan-Plage, un pequeño pueblo erigido alrededor de una pequeña playa con mucho encanto. Me alejo del pueblo mientras pedaleo los últimos kilómetros hasta el Camping du Phare.

la playa de Brignogan-Plage sin marea

Ya con la tienda montada, camino hasta la famosa playa y me siento en la arena para contemplar la belleza de este rincón de la costa bretona. La melodía del oleaje, los colores y formas de las rocas de granito y el contraste con el blanco del faro de Pontusval me recuerdan que no hay nada como contemplar estos rincones en primera persona. Un sentimiento que se intensifica cuando comienza la puesta de sol y las nubes contribuyen a hacer la escena aún más mágica.

el bonito Faro de Pontusval

puesta de sol en el Pointe de Pontusval despues de un dia en bicicleta

la costa de la bretaña francesa en bicicelta puesta de sol en pontusval

Después de muchas fotos, y mientras la mayoría de la gente abandona la playa, contemplo como el cielo se va apagando poco a poco. Y cuando el agua comienza a retirarse por la marea, se enciende la luz del faro y me recuerda que es hora de ir a dormir. Mañana, como cada día desde que he comenzado el viaje en bicicleta, me tengo que levantar a las 6:15…

puesta de sol en la costa de la bretaña francesa

faro de pontusval en la hora azul

La Costa de la Bretaña Francesa en bicicleta: del Faro de Pontusval a Presten las Greves

Cuando me levanto y encuentro un grupo de conejos alrededor entre las tiendas, tengo claro que hoy será un gran día. Me esperan más de 100 kilómetros en bicicleta, pero algunos de los paisajes más bonitos del viaje.

Durante la primera parte del día tengo que deshacer el camino que he hecho durante los días anteriores. Tengo que ir hasta Roscoff de nuevo, y desde allí volver hasta Morlaix. Aprovechando que estoy deshaciendo camino, prácticamente no hago paradas hasta Morlaix. Prefiero tener más tiempo durante la tarde. Sólo me paro en Roscoff, para comer una deliciosa galleta bretona y disfrutar del puerto sin prácticamente agua por última vez.

 

el puerto de roscoff con la marea baja durante el viaje en bicicleta por la costa bretona

Cuando llego a Morlaix busco las indicaciones de una nueva ruta: el Tour de Manche (que de hecho comienza en Roscoff y comparte el tramo de Roscoff a Morlaix con la Vélodyssée). Esta ruta forma parte de la Eurovelo 4, y une Roscoff con el Mont Saint Michele a partir de una ruta de 359 kilómetros. Es una de las rutas en bicicleta más bonitas de Francia, sobre todo por sus paisajes. Pero tiene una pega: muchas subidas y bajadas.

la bahia de morlaix tiene un gran encanto

Me alejo de Morlaix por el interior de un bosque de pinos, que no tarda en abrirse para ofrecerme unas grandes vistas de la Bahía de Morlaix. Avanzo sin dejar de subir y bajar paralelamente al litoral. Y aunque la mayoría de la ruta pasa por carreteras secundarias, también hay tramos en los que paso por caminos estrechos de arena en bastante mal estado. En más de un momento pienso que voy a perder las alforjas, pero se aguantan mejor de lo que creía …

barcos en la bahia de morlaix a lo largo de la costa de la bretaña francesa en bicicleta

el litoral de la bretaña francesa con marea baja tiene un gran encanto

En Plougasnou no me paro a pasear por sus calles, pero sí que aprovecho para contemplar su playa más famosa: la playa de Trégastei, con muy buena fama para practicar surf.

surfistas en la Trégastei

Los últimos 15 kilómetros del día desde Plougasnou hasta Presten las Greves los hago por una carretera secundaria que bordea la costa. Algunas de las subidas son mortales. Sobre todo después de los kilómetros que ya llevo acumulados. Pero sé que unas grandes vistas me esperan siempre para compensar el esfuerzo.

ciclistas contemplando las vistas de la costa bretona

vista panoramica de la bretaña francesa en bicicleta

Mientras el sol empieza a teñir el cielo, llego al Camping Municipal du Fond de la Baie, justo delante del mar. Me estoy acostumbrando a dormir bajo el sonido de las olas…

puesta de sol y veleros en la costa bretona

carretera por el lado del mar en la bretaña francesa

La Costa de la Bretaña Francesa en bicicleta: de Presten las Greves hasta Perros-Guirec

Empezar el día pronto, pedaleando por el lado del mar, no deja de sorprenderme. Aunque el día está muy tapado, no hace nada de viento y los pocos rayos de sol que se deslizan entre las nubes crean reflejos sorprendentes. Sin embargo, no tardo demasiado en abandonar al mar. Después de cruzar el Pont du Douron, el camino se adentra en un bosque y el silencio se apodera de nuevo del ambiente.

pequeño castillo en la bahia de morlaix

Circulo en solitari mentre confirmo mentalment el que m’havien comentat altres ciclistes sobre el Tour de Manche per la costa bretona. No és una ruta tan tranquil·la com la major part de la Ruta dels Dos Mars, que passa sobretot per carrils bici i no té desnivell. Si no que gairebé totes les etapes passen per carreteres secundàries on també hi circulen cotxes. Tot i això, m’ha sorprès el poc trànsit d’aquestes carreteres i el gran respecte dels vehicles sobre les bicicletes. Sempre és més idíl·lic pedalar sense cotxes al costat, però en aquest cas els paisatges compensen el soroll dels cotxes…

 

Circulo en solitario mientras confirmo mentalmente lo que me habían comentado otros ciclistas sobre el Tour de Manche por la costa bretona. No es una ruta tan tranquila como la mayor parte de la Ruta de los Dos Mares, que pasa sobre todo por carriles bici y no tiene desnivel. Si no que casi todas las etapas pasan por carreteras secundarias donde también circulan coches. Sin embargo, me ha sorprendido el poco tráfico de estas carreteras y el gran respeto de los vehículos sobre las bicicletas. Siempre es más idílico pedalear sin coches al lado, pero en este caso los paisajes compensan el ruido de los coches…

carril bici por la bretaña francesa en el interior de un bosque

A media mañana llego a la pequeña ciudad de Lannion, situada en el estuario del Río Léguer. Aunque no se encuentra junto al mar, esta ciudad emana un gran ambiente marítimo. Es día de mercado, así que aprovecho para dirigirme al centro para comprar un poco, y para pasear por sus calles más históricos.

mercado en Lannion

Después ya me dirijo de nuevo hacia la costa. Donde hoy me espera uno de los parajes naturales más bellos de la zona: la Costa de Granito Rosa. Al mediodía llego a Trébeurden, el pueblo que marca el inicio de la Costa de Granito Rosa. Desde allí las playas tienen un encanto especial: en todas hay formaciones rocosas de formas imposibles y con un color rosado precioso.

costa de granito rosa en Trébeurden en la bretaña francesa en bicicleta

Pedaleo por el lado de la costa, y sobre todo me maravilla el tramo que hay justo después de Trégastel. La marea está baja, y puedo caminar por terrenos que quedarán cubiertos de agua, mientras me dejo sorprender por el paisaje. A lo lejos puedo ver el famoso Faro de Ploumanac’h, el gran emblema de la Costa de Granito Rosa.

Costa de Granito Rosa en bicicleta en el norte de la bretaña francesa

Cuando me alejo de Trégastel, el tramo hasta Perros-Guirec ya no pasa por el lado del mar. Pierdo las vistas maravillosas de la costa. Pero no me desvió con la bicicleta. Prefiero llegar al Camping de Trestraou (Perros- Guirec) y salir a caminar por Le Sentier diciembre Douaniers (La Senda de los Aduaneros) para descubrir con tranquilidad los puntos más bonitos de la Costa de Granito Rosa.

La Costa de la Bretaña Francesa en bicicleta: la Costa de Granito Rosa

Sobre las siete de la tarde, una vez he plantado la tienda en el camping, salgo a explorar a pie la Costa de Granito Rosa. La mejor manera de conocer esta parte del litoral bretón es siguiendo la Senda de los Aduaneros, el GR que recorre toda la costa bretona.

playa en la costa de granito rosa

Los 4,5 kilómetros que separan Perros-Guirec de la punta de Ploumanac’h me entretienen durante casi dos horas. Los imponentes acantilados y las rocas de color rosado son hipnóticas. Y no es difícil ver alguna forma reconocida: el sombrero de Napoleón, la tortuga, la seta…

playa de la costa de granito rosa en bretaña francesa

Escuchar el mar, seguir con la mirada los veleros navegando en el horizonte y recordar que la belleza de la Costa de Granito Rosa es el resultado de la erosión del agua y el viento durante más de 300 millones de años es terapéutico . Me podría pasar horas entre los caminos que recorren esta costa.

velero en la costa de la bretaña francesa en bicicleta

velero y formaciones rocosas en la bretaña francesa en bicicleta

Llego al faro de la punta de Ploumanac’h cuando el sol empieza a teñir la costa de dorado. El color rosado de las piedras se intensifica y el tiempo parece que se detenga. Sólo necesito pararme y saborear el instante.

faro de Ploumanac'h en la costa de granito rosa durante el atardecer

el mar y el faro de ploumanach en la costa de la bretaña francesa

el faro Ploumanach es el simbolo de la costa de granito rosa en la bretaña francesa

Cuando ya empieza a anochecer, recuerdo que todavía tengo que caminar 4,5 kilómetros para volver hasta el camping de Perros-Guirec. Me apresuro a volver, mientras disfruto del último paseo por la Costa de Granito Rosa.

puesta de sol en la costa de granito rosa

Llego al camping cuando ya está oscuro, y ceno en silencio bajo la luz de mi frontal. La tranquilidad me inunda mientras pienso en cómo reconforta la energía del mar. Había depositado muchas expectativas sobre la costa de la Bretaña Francesa. Y con sólo tres días ya han quedado superadas…

puesta de sol en la costa de la bretaña francesa y un velero

(Este post corresponde al día 17, 18 y 19 de mi viaje a Francia en bicicleta)

Deja una respuesta

Responsable de los datos: Arnau Duran Gonzàlez. Finalidad de los datos: responder a tu comentario. Legitimación: tu consentimiento expreso. Destinatarios: el servidor donde está alojada la página web (raiolanetworks.es). Derechos: en cualquier momento limitar, recuperar y borrar información, así como acceder a todos tus datos de los que disponemos.