Excursión para ver ballenas en Telegraph Cove

Excursión para ver ballenas en Telegraph Cove

Día 17: Excursión para ver ballenas en Telegraph Cove

El último día en la Isla de Vancouver comienza de la mejor manera posible. Justo antes de llegar a Telegraph Cove, donde saldremos en barco a ver cetáceos, vemos un oso negro. El animal está comiendo hierba y frutos del bosque cerca de la carretera y no nos hace ni caso. Podemos fotografiarlo un buen rato. Y observarlo con muchos detalles. Sobre todo cuando el oso se dirige al río y desde arriba del puente, donde nos sentimos más seguros, lo podemos contemplar tranquilamente.

oso telegraph Cove.

Después de un buen rato con el oso, posiblemente el último que veremos durante el viaje, ya vamos al puerto de Telegraph Cove. A las nueve en punto, salimos con un barco de la compañía Stubbs Island Whale Watching a ver los cetáceos del Johnston Strait. En principio, se trata de uno de los mejores lugares del mundo para ver orcas. Y nosotros tenemos muchas ganas de poderlas ver y fotografiar. En otras ocasiones, se ven las juguetonas ballenas jorobadas. Al subir al barco no sabemos qué animales veremos. Es lo que tiene ir a ver animales en libertad. Nunca sabemos lo que nos encontraremos …

La excursión dura poco más de tres horas, y vemos un gran número de ballenas jorobadas. ¡Es un festival! Avistamos unas cinco o seis ballenas jorobadas diferentes. Y todas nos enseñan su majestuosa cola. La gran cantidad de alimento que hay en las aguas del estrecho es el motivo por el cual podemos encontrar tantas ballenas en tan pocos kilómetros.

A lo largo del tour, también vemos focas, dos ciervos pequeños y varios pigargos americanos. Pero las orcas no aparecen por ninguna parte. Es un poco decepcionante estar en una zona con una concentración tan elevada de estos animales y no ver ni uno durante la excursión. Qué le vamos a hacer… Somos conscientes de que ir a ver animales en libertad tiene estos riesgos, pero eso lo hace todo mucho más emocionante. Igualmente, estamos contentos por haber visto tantas humpback whales.

Una vez terminada la salida, aprovechamos para comer en Telegraph Cove los bocadillos que hemos preparado por la mañana. Con las preciosas vistas del mar, nos despedimos de este pueblo de pescadores tan encantador.

Telegraph Cove

Después ya toca subirnos al coche y hacer una tirada larga (unas cuatro horas) hasta Nanaimo. Allí nos espera el ferry hacia la Horshoe Bay Terminal, en Vancouver.

Durante el trayecto en barco hace un tiempo ideal. Mucho mejor que el que tuvimos durante la ida a la isla. Podemos salir a la cubierta y disfrutar de una preciosa puesta de sol. La silueta de Vancouver, iluminada por las últimas luces del día, es preciosa.

Vancouver

Cuando llegamos al puerto, vamos directamente a dormir. Volvemos a ir al Grouse Inn, donde ya nos alojamos hace seis días. Es un hotel sencillo situado en las afueras de la ciudad, pero muy económico. Mañana cogemos el avión de vuelta, pero por suerte nos vamos por la noche. Podremos aprovechar el día para conocer Vancouver, una de las ciudad más bonitas de Canadá.

(Este post corresponde al día 17 de nuestro Viaje a las Montañas Rocosas y la Isla de Vancouver)

Deja una respuesta

Responsable de los datos: Arnau Duran Gonzàlez. Finalidad de los datos: responder a tu comentario. Legitimación: tu consentimiento expreso. Destinatarios: el servidor donde está alojada la página web (raiolanetworks.es). Derechos: en cualquier momento limitar, recuperar y borrar información, así como acceder a todos tus datos de los que disponemos.