Caminando por Whistler y llegando a Vancouver

Caminando por Whistler y llegando a Vancouver

Día 11: Caminando por Whistler y llegando a Vancouver

Nos levantamos muy pronto, a las seis de la mañana. Todavía nos quedan más de 300 kilómetros hasta Vancouver, pero queremos aprovechar la mañana para ir a Whistler. Así que tenemos que conseguir horas de donde sea…

Poco antes de las diez de la mañana ya llegamos a Whistler. Whistler está considerado el resorte de esquí más grande de Norteamérica y la mejor estación alpina de Norteamérica según la revista Ski Magazine. La forman dos montañas: Whistler y Blackcomb. Sumando las dos montañas tiene más de 200 pistas de esquí y 38 teleféricos. Con capacidad para albergar hasta 61.407 esquiadores por hora. Además durante el verano también suele estar muy visitado. Sobre todo por los ciclistas que practican el downhill, ya que hay muchísimos circuitos para realizar esta actividad.

Whislter

También hay muchas opciones para los que nos gusta caminar. Cerca de las cimas del pico Whislter y el Blackcomb hay muchos caminos, la mayoría de ellos sencillos, que permiten ver preciosos paisajes. La opción más cómodo para acceder a la zona de los caminos es coger el teleférico. Para los senderistas hay tres teleféricos: el Whistler Village Gondola (sube desde el pueblo de Whislter hasta casi la cima de la montaña del mismo nombre), el Wizard Express + el Solar Coaster Express (va desde el Blackomb Base al punto donde empezamos los recorridos por la Blackomb Mountain) y el Peak To Peak (un teleférico que conecta las dos montañas).

Inicialmente nosotros sólo queremos coger el Whistler Village Gondola, pero resulta que sólo se puede comprar un ticket que lo incluya todo. Así que te obligan a pagarlo todo, aunque no lo quieras utilizar… Y no es barato: el ticket cuesta 54.95 CAD por persona.

Los acabamos comprando, y para aprovechar que están incluidos todos los teleféricos, cambiamos un poco los planes. En lugar de hacer una excursión más larga para la Whistler Mountain, haremos dos cortas: una en la Whistler Mountain y otra en la Blackomb Mountain, cogiendo el Peak to Peak para pasar de una a la otra.

Durante la subida con el teleférico, nos inunda una niebla muy densa. Prácticamente no vemos nada. Al llegar arriba, aunque sigue bien nublado, las vistas son mucho mejores. Hacemos un pequeño paseo, de poco más de una hora, y vamos hasta el Harmony Lake.

Después ya tomamos el Peak to Peak. Es el teleférico de una sola tirada más largo del mundo, con una longitud de 4 km.

En la Blackomb Mountain, hacemos la ruta de color verde, ya que hay posibilidades de ver marmotas. ¡Y tenemos mucha suerte! Encontramos dos marmotas muy confiadas que se dejan fotografiar durante un largo rato y de cerca. Las marmotas que hay en esta zona de Canadá son las Hoary marmots.

Entonces, cuando ya se pone a llover y la niebla vuelve a inundarlo todo, volvemos a subirnos al Peak to Peak y bajamos hasta el pueblo con el Whistler Village Gondola. El pueblo de Whistler está lleno de aficionados a la bicicleta. Hay un muy buen ambiente.

Whistler

A media tarde, y después de dos días de bastante coche, por fin llegamos a Vancouver. Nos instalamos en Grouse Inn, un hotel a las afueras de la ciudad. Después vamos al Stanley Park, el parque urbano más grande de Canadá. De camino hacia el parque, nos encontramos con mucho tráfico en el Lions Gate Bridge. Después de unos diez días casi solos, sin ver coches, nos estresamos con tantos vehículos. ¡Qué contraste!

Una vez llegamos al Stanley Park, es el momento de relajarse de nuevo. Es un lugar ideal para pasar la tarde paseando por los múltiples caminos que lo recorren. Caminamos un rato por la zona del Beaver Lake y luego cogemos el coche para ir hasta el Lost Lagoon. Todo el entorno está muy bien cuidado. Y encontramos bastante gente paseando y haciendo deporte. Sin duda, es el lugar preferido por los amantes del footing.

Stanley Park.

Beaver Lake

Stanley Park

Stanley Park

skyline de Vancouver.

Por la tarde visitamos la zona más céntrica de la ciudad. Antes del anochecer decidimos subir a la Vancouver Lookout Tower, una torre de 168 metros desde la que tenemos una vista panorámica de Vancouver. Desde arriba vemos como la oscuridad va inundando la ciudad.

Vancouver city

Vancouver Lookout Tower.

Cuando ya es negra noche, llega el momento de retirarnos. Mañana tenemos que volver a madrugar para coger el ferry hacia la Isla de Vancouver. Allí nos espera mucha más naturaleza…

(Este post corresponde al día 11 de nuestro Viaje a las Montañas Rocosas y la Isla de Vancouver)

Organiza tu viaje a las Montañas Rocosas y la Isla de Vancouver

✈️ Las mejores ofertas de vuelos a Calgary aquí

✈️ Las mejores ofertas de vuelos a la Isla de Vancouver aquí

🏨 Los mejores precios de alojamientos en Canadá aquí

🏡 Regístrate a Airbnb y consigue 25 € de descuento aquí

🚗 Las mejores ofertas para alquilar tu coche en Canadá aquí

🚑 Contrata tu seguro de viaje con un 5 % de descuento aquí

📚 Las mejores guías de viaje a Canadá aquí

🗺️ Los mejores mapas del Oeste de Canadá aquí

💵 La mejor forma de hacer transferencias al extranjero aquí

💳 Paga con tarjeta sin pagar comisiones aquí

Deja una respuesta

Responsable de los datos: Arnau Duran Gonzàlez. Finalidad de los datos: responder a tu comentario. Legitimación: tu consentimiento expreso. Destinatarios: el servidor donde está alojada la página web (raiolanetworks.es). Derechos: en cualquier momento limitar, recuperar y borrar información, así como acceder a todos tus datos de los que disponemos.